martes, 14 de agosto de 2012

¿Antiliberales o antiperonistas? (publicado el 14/8/12 en Diario Registrado)

            Días atrás en el programa de entrevistas que realiza Juan Pablo Varsky en “Canal a”,  Mario Pergolini se refirió a los panelistas de 678 como “una especie de sicarios”. Tal afirmación resulta grave en sí misma y me afecta en particular en tanto integrante del programa aun cuando parto de la base de que Pergolini entiende lo que es un sicario y cuando se refiere a “una especie de” supongo que está tratando de hacer una analogía por la cual no debe entenderse literalmente que los periodistas de 678 son “asesinos a sueldo”. Dicho esto me interesa hacer algunas reflexiones seguramente estimuladas por esa extraña sensación que nos provoca a aquellos que nos consideramos parte de ese magma informe denominado “progresismo”, las declaraciones donde alguno de nuestros héroes de juventud ofrece lo que pareciera ser un decepcionante rostro jánico. Esto nos pasa con Pergolini y con muchos referentes de aquella Rock and pop, pero también nos pasa con Lanata y sus “pichones” ahora crecidos, y con otras figuras que otrora aparecían como emblemas “anti-sistema”, sea desde el compromiso político sea desde el escepticismo cínico bien entendido.      
Ahora bien, la pregunta que cabe hacer, creo yo, es la siguiente: ¿es tan evidente que estos referentes cambiaron su posición, “se dieron vuelta”? ¿Acaso no podríamos estar frente a casos donde el contexto particular en el que se los evaluaba nos llevó a cometer un error de diagnóstico? Quiero retomar esta última pregunta que tiene carácter retórico porque considero que allí puede estar la punta de un ovillo complejo y enredado, pero ovillo al fin. Para decirlo con más claridad: ¿no será que nuestros héroes en los años 90, años en los que había que librar una disputa no sólo económica sino cultural contra el menemismo, se oponían al caudillo riojano por razones que no tenían que ver con el modelo que llevó adelante? Con esto quiero significar que quizás creímos que los Lanata y los Pergolini eran “progres” y antiliberales por ofrecer, cada uno con su estilo, algún tipo de resistencia a la propuesta menemista y puede que nos hayamos equivocado pues más que antiliberalismo lo que aparecía allí era antiperonismo.
En este sentido, los referentes mencionados mantienen una línea de conducta que es la de oponerse a todo aquello que el peronismo simboliza porque recordemos que el menemismo también es un emergente, desde mi punto de vista falsario, distorsionado, pero emergente al fin, de ese movimiento complejo que es el peronismo. Porque el menemismo complementó una política neoliberal con un populismo de derecha unificado detrás de la figura carismática de un caudillo provinciano con una verticalidad propia de este movimiento que puede englobarse en la tradición nacional y popular. En este sentido, deberá ser el propio peronismo el que deba hacer su autocrítica y evaluar el modo de no volver a dar lugar a que enarbolando las banderas justicialistas se permita una política como la de Menem transformando al sello “peronismo” en un significante vacío con una voluntad de poder capaz de ser rellenada por cualquier ideología.
Por esto es que quizás debiéramos ser más condescendientes con los Pergolini y con los Lanata y ser más críticos con nosotros mismos, esto es, con aquellos que repudiamos a Menem no por su vínculo con lo popular sino por su política económica, y creímos que el ex dueño de la mañana de Rock and pop y el ex director de Página 12, estaban con nosotros. Viéndolo desde esta perspectiva, los que estamos de este lado mantenemos una cierta coherencia. Los Pergolini y los Lanata, estando del otro lado, también.    

6 comentarios:

Politico Aficionado dijo...

Es muy interesante su análisis, Dante.

Recuerdo que por aquellos años había como una actitud vergonzante en la derecha vernácula, que no terminaba de digerir que su ideario estuviera siendo implementado por un gobierno de orígen plebeyo y nominalmente peronista.

Por mi parte se multiplicaba por mil mi indignación al ver que un gobierno que se decía peronista hiciera tamaña traición a nuestro ideario.

Confieso que a veces me generaba mas odio el gobierno del innombrable que el de la dictadura militar.

Finalmente respecto de los dichos de maese Pergolini solo cabe concluir que se trata de "una especie de hijo de puta".

Anónimo dijo...

Comparto los conceptos de "Político Aficionado". Pero me resisto a incorporar dentro del Peronismo a todas las tendencias que soplan para la derecha ya sea desde el centro ó desde cualquier lado.
El Peronismo es inclusión y es pueblo, lo cual no significa ni lumpen ni mugre. La dignificación de los más humildes que era la llama que iluminaba a Eva implicaba elevarlos en el orden social. Se trataba y se trata de nivelar hacia arriba, de igualar derechos, de brindar las mismas oportunidades y no la de propender a un populachismo ramplón y vulgar.
Y con respecto a esos pintorescos personajes radiofónicos ó televisivos que hace 25 ó 30 años fueron "trendy", debido a mi avanzada edad y a mi alto grado de cabronez, cabronitud ó cabriedad, como se llame, me salvé de tener que digerirlos. En general su transgresión no es más que oportunismo, snobismo y ... a contar billetes. Después se convierten en productores, dueños de empresas y toda su transgresión juvenil se les fue al demonio.
Y si alguien sigue dándoles bola ó creyendo en sus dichos oportunistas, lleguemos a la conclusión de que la culpa NO ES DEL CHANCHO.

Faltan 113 días para el 7 de diciembre.

Saludos
Tilo, 71 años (el viejo cabrón)

Unknown dijo...

En lo personal estos dos personajes principales de tu nota,Pergolini y Lanata, me remontan a mi niñez, a mis 6-7 años, cuando me enteré que Papa Noel y Los Reyes Magos no existian...algo asi me producen estos dos, cierta nostalgia, cierto rencor incluso por la mentira...De todos modos, los creo necesarios para la construccion de la historia de cada uno...las ilusiones tambien nos alimentan...seria lindo que "bajara" un gordo una vez al año a traer sorpresas...pero bueno,no...solo nos dejan algunos recuerdos de lo que "parecian" ser.

Anónimo dijo...

3 comentarios: 1) Pergolini no parece tener idea de lo que quiere decir sicario. Pero al menos tiene el antecedente de haberse opuesto directamente a un personaje tan poderoso en esa epoca como Sofovich.
2) Se puede ser liberal o socialista. La derecha mas retrograda es socialista (el Nazismo y el Fascismo son socialismos) Peron dijo: Quiero hacer todo lo que hizo Mussolini pero sin los errores. Los liberales son lo unico que se opone a los conservadores y al socialismo.
3) Deberia saber que Lanata hace muchos años que se definio como Liberal de Izquierda, y estar en contra del establishment es ser opositor al gobierno, porque el establishment es el poder y por lo tanto el gobierno, sea del signo que sea.

Politico Aficionado dijo...

Creer que el gobierno es el poder o el establishment es un error bastante frecuente, especialmente entre los liberales como Ud, Anónimo.

Richter Facundo Juan Pablo dijo...

Casi me engaña el análisis, pero por suerte ya tengo claro que ambos son cultores del individualismo. Los 90 fueron eclipsados por el "2001" y fue necesario para los funcionarios del Estado reacondicionar a las masas individualistas con 'consciencia política/partidaria' antes de llegar a la total anomia.
En este nuevo contexto es causal la sensación del ídolo abandonado y patético... creo que solo hacés campaña para chicanearlos.