viernes, 18 de julio de 2008

El problema de la representación y la democracia de resultados

Cobos dijo “no” y el escenario de repente cambió. Lo que hace 3 días era una victoria oficialista segura en el Senado se transformó en derrota con una puesta que causaría envidia en el contexto hollywoodense. Hubo suspenso, falsos resultados, momentos en que ganaban los malos y todo parecía perdido, recuperación de la esperanza, expectativa creciente, el héroe que al final entra a escena, da un discurso durante 20 minutos sin dar a entender para dónde se inclinará, pide cuarto intermedio que le es negado, el rating sube a su pico y, luego, final feliz. La virgen en manos de LLambías sube a escena y en Palermo hacen abrazos de gol al ritmo del himno interpretado por el arquetipo del gaucho cantor. Los rezos de los militantes en la puerta del congreso no fueron oídos: la virgen y el himno viven en Palermo y ellos nunca se enteraron.
En ese instante, Carrió se recibe de Cassandra, se queja de que nadie le creyó y le otorga a la decisión de Cobos el status de prueba ontológica: “Ahora créanme. Dios existe. Hemos tenido una revolución en paz. Dios obró en la historia y también en Julio Cobos”. Gerardo Morales y Sanz, pasan a considerar que Cobos no era tan traidor como ellos habían afirmado al echarlo del partido. El nuevo frente peronista que aglutina a varios pretendientes de resucitación se anota un poroto. El Senado, o, más bien, el aguantadero generoso, el órgano ansiado de emisor de fueros que soporta a Menem, a Romero, a Saadi y a Rodríguez Saá, cambia la actualidad política y el gobierno mutis por el foro. Entre tanta hojarasca permitámonos algún análisis metacoyuntural.
Tomemos en cuenta el problema de la representación: fue muy interesante en ese sentido el discurso de Piccheto. Él habló de la democracia de partidos y de la defensa vertical de la plataforma; del otro lado se afirmaba la necesidad de la libertad de conciencia. En el medio todos dicen representar al pueblo. Al fin de cuentas, no es más que el problema de las democracias representativas: ¿cómo es posible garantizar que nuestros representantes representen de manera transparente los intereses de sus representados? Lo que en principio parece resolverse en sistemas de democracia directa donde son los propios interesados los que defienden sus intereses, en los sistemas representativos es un problema. En las democracias representativas de partidos, en principio, los representantes deberían encolumnarse detrás de la plataforma. Al fin de cuentas, teóricamente, la gente no ha elegido nombres y menos en los casos de listas sábanas: elige plataformas. Asimismo, esta defensa tan vertical parece simplificar los asuntos de la política pues las plataformas no dejan de tener un espacio de ambigüedad e incluso, sobre algunos temas, no se expiden. ¿Qué votamos entonces? ¿Un conjunto de ideas plasmadas de manera más o menos precisa en una plataforma o más bien, como muchos pensadores clásicos suponían, votamos la capacidad de los representantes? La respuesta es difícil pero cuando se apela a la idea de libertad de conciencia extremamos el costado aristocrático de todo sistema representativo: suponemos que hay un conjunto de hombres que son más capaces que el resto del pueblo y además creemos, paternalistamente hablando, que ellos sabrán mejor que el propio pueblo lo que el pueblo quiere. Por eso podemos darnos el lujo de descansar en su libertad de conciencia. La conciencia del representante capaz, no se transforma necesariamente en lo que el pueblo quiere. Más bien será lo que es mejor para el pueblo, aun si no es esto lo que el pueblo quiere.
Vayamos a la cuestión de la particular manera de entender la democracia. Esta es otra discusión interesante que tampoco resolveré aquí. Pero digamos que interesada y peligrosamente se ha puesto un especial hincapié en el contenido de la decisión democrática y no en el proceso democrático. En otras palabras, se instaló la idea de que habría democracia si y sólo si, la decisión del poder legislativo era a favor de la derogación de la 125. El proceso, esto es, lo esencialmente democrático no importaba. La democracia argentina se transformó de repente en una democracia de resultados. A esto abonó una irresponsable oposición que en ningún momento exigió a los representantes de la mesa de enlace que se acepte el resultado sea cual fuere. Fue patético observar cómo varios representantes de lo oposición, suponiendo que iban a perder, llamaban al campo a seguir la vía judicial. La gran paradoja es que estos representantes que rezongan ante la ubicuidad del poder ejecutivo, desprestigian su propia labor legislativa afirmando que la decisión de este poder es legítima sólo si se da en un sentido.
Pero dejemos las abstracciones y volvamos a la coyuntura. Mi sensación es que la forma en que el gobierno perdió fue la mejor posible. De más está decir que el gobierno no buscó perder pero entre todas las posibilidades de derrota, ésta es aquella de la que se puede sacar provecho. Incluso hasta podría decirse que tal vez, la debilidad que manifiesta la derrota es preferible al desgaste que hubiera generado el triunfo. ¿Usted se imagina que estaría pasando si Cobos hubiera votado a favor del Gobierno? El gran problema es el propio Gobierno. ¿Tendrá la capacidad de poder sacar provecho de, quizás, la última oportunidad para poder sobrellevar los 3 años y medio que quedan? A juzgar por lo ocurrido ayer me permito ser escéptico. Que Cristina no haga mención directa a lo ocurrido y se maneje con ironía es más la actitud de un niño enojado que la de un adulto con responsabilidad. Parece más simple salir a decir un par de frases hechas que descompriman: “este es triunfo de la democracia; las instituciones funcionan: no hay vencedores ni vencidos, etc.” Al fin de cuenta, efectivamente, fue una gran demostración de institucionalidad y participación cívica. En cuanto al mediano plazo parece una incógnita saber cuál será el camino de alianzas del Gobierno. Parece claro que Kirchner interpretó que la manera de defenderse de lo que venía era refugiarse en las viejas estructuras del partido justicialista y renunciar a la transversalidad de la formación de un gran frente de centroizquierda. Es en esta línea que debemos entender que al dejar de lado la transversalidad por la concertación plural se hizo un viraje del plano ideológico al de la gobernabilidad. El punto es que ahora también se está rompiendo esta concertación y con el partido justicialista solo y resquebrajado no alcanza para gobernar. El futuro es pues una incógnita, especialmente si le sumamos un contexto nuevo en esta joven democracia: Sin riesgo de golpe militar, las crisis se canalizaron generalmente en el apoyo masivo a algún dirigente opositor. En este caso, ninguno de éstos parece emerger ni estar a la altura de esa responsabilidad. En este sentido, o el gobierno saca a relucir cintura política o al no haber oposición donde canalizar el malestar, el gobierno implosionará.

16 comentarios:

julieta dijo...

recomiendo este texto:

http://islandia.law.yale.edu/sela/SELA2006/papers/Marcelo%20Alegre%20_Spanish_.pdf

saludos.

werte dijo...

No sólo Gerardo Morales y Sanz le ponía sus peros al vice, Carrió no hace mucho lo acusó de golpista. Ahí el link:
http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=6879

Dante Augusto Palma dijo...

Gracias Juli por el dato. Lo voy a leer
Gracias werte: no recordaba esas acusaciones. siempre es bueno tener el archivo a mano

Lili dijo...

No creo que haya en el tema Cobos una sola forma de ver la cuestión de su voto. Por un lado si se lo mira de acuerdo a “deber ser” , uno supone que voto mal porque su compromiso estaba con el acuerdo político con la presidenta quien seguramente no lo habría invitado a compartir la fórmula si no confiaba en él. En un reportaje que él mismo da a Fonteveccia cuando ya eran fórmula y le preguntan acerca de si piensa que va a aceptar todo lo que diga Cristina si llegar a ser presidente , él dice que seguramente en muchas cosas no estará de acuerdo pero que después de debatir con ella la apoyará en lo que sea y pone como ejemplo su propio caso en Mendoza con un vice gobernador de diferente extracción que jamás contradijo una de sus decisiones y en eso basa su éxito de gestión.
Pero si se lo mira desde el compromiso que un ser humano debe tener con él mismo y con sus convicciones entonces está muy bien que haya votado en contra. Por lo cual me parece que tiene que ven en que lugar uno pone los valores o exige que otro los ponga.
Ahora también se habla mucho de los valores democráticos y que su voto de alguna manera favorece o afianza el sistema. Ahí es donde yo no creo en los más mínimo que así sea. En principio porque creo que Cobos ( me convencí sobre todo desde que lo vi asomado al balcón con la bandera en Mendoza) está haciendo su propio juego y es uno más de los tantos políticos que con tal de llegar a satisfacer sus metas de poder vio una puerta abierta y aprovechó para entrar. Pero seguramente habrá que repetir tantas otras historias para que el tiempo me permita una demostración cabal de lo que digo.
¿Cuál es la diferencia del caso Cobos con el caso Borocotó? A ese hombre por una actitud similar lo demonizaron? O no cambió al partido que en ese momento representaba a la mayoría? Su traición llevó a inventar el verbo "borocotizar", en medio del repudio generalizado, ahora ve cómo, por lo mismo, a Cobos le dicen demócrata, valiente, etc.
¿Alguien cree que Cobos cuando acordó la alianza con el proyecto trasversal K no sabía de que se trataba? ¿No había visto él los cuatro años de gobierno de Nestor K? ¿Realmente alguien piensa que fue tan inocente al respecto? Entre las muchísimas críticas que llovieron sobre Chacho Alvarez cuando renunció estuvo aquella que decía : “Él sabía con quien estaba haciendo una Alianza, ahora tenía que bancársela y arreglarlo desde adentro” . Hoy deberíamos razonar de la misma manera. Cobos sabía perfectamente con quien se unía pero cuando vio el enorme poder que significaban el respaldo de las dirigencias rurales, el recuperar el espacio perdido en su propio partido y el ganar apoyo en la opinión pública a través del manejo de los medios no lo dudó un instante. Y actuó de acuerdo a sus convicciones más profundas. La que lo llevaron seguramente a tener una exitosa carrera política.
Ser fiel a sus convicciones es en la voz de un político argentino es tal vez una de las afirmaciones que mas temor empieza a provocarme. Pero una vez mas, será la historia quien con la distancia prudencial que impone el tiempo nos permita leer más claramente estos acontecimientos.
Está claro que el gobierno perdió bastante tiempo antes que la noche de la votación en el senado y que por no querer verlo llegó a semejante derrota en la calle y en el congreso pero fue el mismo gobierno quien envió al parlamento el tema al “ejercicio limpio de negociación” mientras quienes ocuparon las rutas y mantuvieron la amenaza de volver a hacerlo si la ley no se rechazaba fue el campo. No deberíamos olvidarlo. Y fue el mismo gobierno el que hoy cumplía su palabra y derogó la 125.
Hoy el periodista Marcelo Palacios en Clarin publicó un artículo donde le dá al gobierno para que tenga. Y dice al final “A lo mejor, con buena voluntad y muchos buenos modales, ahora comience a gobernar en serio Cristina Fernández de Kirchner”.Mientras tanto, la sociedad rural dio por terminado “este” conflicto pero avisó que ahora van a seguir por otros como bajar las retenciones del 35 % porque son demasiado altas…..y no te extrañes que vengan mas exigencias en nombre de su derrota. Serán quienes colmaron Palermo y quienes hoy vivan a Cobos los responsables del país que se viene, porque frente a tanto poder corporativo y tanta oposición deleznable no hay “buena voluntad” ni “buenos modales” que puedan alcanzarle a la presidenta para lograr poner en funcionamiento un país mas justo.
, Lo que tenemos ahora es un mono con una navaja listo para hacernos mas daño de lo que todos nos imaginamos.
Saludos

Julia dijo...

"En otras palabras, se instaló la idea de que habría democracia si y sólo si, la decisión del poder legislativo era a favor de la derogación de la 125."

Creo que ahí diste en el clavo, eso me parece que es así. Otro resultado hubiera sido cuestionado a muerte.

Pero no menos cierto es que haber enviado la resolución al Congreso (la movida del Gobierno) como y cuando se hizo, sólo como una estrategia más dentro de la guerra, TAMPOCO hace al proceso democrático, y tampoco apuntaba a nada más que a un resultado.

El que esté libre de culpa y cargo, que tire la primera piedra.

Laura Alfieri dijo...

Con respecto a la representación, considero que el teléfono descompuesto entre los habitantes del territorio nacional (porque esto es lo único que objetivamente somos) y el gobierno, está generando pérdidas irrecuperables. Más allá del candombe popular, los bandos y las reuniones de cuarto de millón, hubo gente que perdió mucho dinero y oportunidades de trabajo. El caos a nivel “total” se hizo notar en la inflación que no paró de subir su índice, la tormenta de tránsito, el mal humor de los que deben movilizarse entre las 8 y las 18 horas, el turismo, y sus turistas que jamás llegaron a destino… todo mal.
Quizá no seamos buenos electores, quizá seamos idiotas o quizá no sepamos de qué se trata todo esto. Está claro que “Bailando por un voto” fue el debate del momento y que la presidenta y su marido quedaron eliminados por un votito nomás, qué macana no?
Mas allá de la ironía y del resultado, lo mejor hubiese sido que el conflicto no exista y que alguien tenga ganas de hacer algo útil de verdad, aunque sea una vez. Aún, seguimos esperando…

Kurchatovio dijo...

Hola, te escribe Leo, tu compañero del seminario. No suelo leer blogs, pero me llegó el mail de Mónica con ese título y me interesó ver que pensabas al respecto. Creo que no concuerdo en lo absoluto con lo que intentas describir (y espero no ser una “persona enojada” como dice el link). Espero que en algún momento puedas expresarte mejor, en extensión o reformulación, en el futuro, en tu blog o en persona, porque hay cosas que sencillamente no veo a que apuntas, me parece muy pobre la argumentación y hay cosas que me sorprenden que la analices así.
Nos vemos.
Saludopos, LEO

Dante Augusto Palma dijo...

Gracias a Lili, a Julia y a Laura. Su participación enriquece el blog.
Kurchatovio: estoy completamente de acuerdo con vos. Saludopos!

Anónimo dijo...

Dante y Lili hicieron un buen análisis, creo que en ambos comentarios faltó mencionar que LA GENTE fué la que en definitiva terció entre estos dos bandos. Por un lado los inútiles del gobierno que informaron mal y actuaron peor, y los garcas Gauchocráticos, que nunca se imaginaron que existían tantos idiotas funcionales, cuyo descontento e impotencia por las razones que fuere,la expresaron apoyando a los que menos derechos tienen en una pulseada de guita exclusivamente
Esa gente que se consustancia con los que mas tienen, que creyeron que por un 5% mas de retención se morían de hambre, los pobres chacareros que arriendan sus campos de 50 hectáreas por 80.000$ Esa gente que embanderó sus casas por considerar una Patriada a este golpe de la derecha privilegiada.
Creo que lo que mas me molesta es que los soberbios e inútiles del gobierno fueron derrotados NO con la razón, sino con el apoyo de miles y miles de ciudadanos que no aprendieron un carajo de lo que fué la década del noventa, y por lo que se vé quieren ser como los que los dominan y ahora usan alpargatas y bombacha de campo así tengan una mazeta con porotos en la cocina, para parecerse a quienes los desabastecieron, los ignoraron de por vida, apoyaron cuanto golpe hubo, y se cagaron y cagarán en ellos, en definitiva unos idiotas útiles.

Kurchatovio dijo...

Dante: creo que fui un poco duro con mi juicio sobre tu artículo que acabo de releer. Creo que es más una descripción que una postura, y la primera parte habías sido irónico y yo lo leí como algo literal. La verdad la cuestión sobre las preguntas sobre la democracia son importantes, pero no entendí el final. Yo creo que, según lo que representa el presidente del cenado (no sé si explícitamente) es al poder ejecutivo en el legislativo que generalmente no vota, y si se ve en una citación para votar debería haber votado como su partido, o eso es lo usual y entendible. Me parece que la conciencia es una excusa ridícula y es verdad que “peligrosa”.
Estaba medio sacado porque mucha gente en el trabajo decaí que era un héroe y yo sé que para ellos sólo vale la democracia cuando se vota lo que ellos quieres (creo que decís algo así). Una beuna analogía es que es una estupidez felicitar a un bombero por apagar un incendio, digamos que es su trabajo. A diferencia de lo que decís, yo creo que hubiese sido mejor que ganara el sí, aunque mi viejo piensa como vos en el peligro de las consecuencias o reacciones de buscar otro medio para seguir la puja, porque la verdad me gustaba ese proyecto de ley. Pero bueno, veamos que pasa.
Disculpa si fui brusco, es que estaba esperando un argumento de otro tipo, no cacé tu forma de escribir.
Saludopos, LEO

Anónimo dijo...

Leo: por qué no describís mas tu posición, te expresás y argumententás vos en forma mas rica que Dante?Porque parece que no entendiste la problemática de la representación, y entonces le pedís a Dante que haga todo esto que vos no podés hacer. Creo que estas tan metido en esto de la delegación que ni podés presentarte, ni pensarlo.
Yo concuerdo con Dante que lo que se jugó en Cobos es el problema de la representación. Por un lado él forma parte de un gobierno y en este sentido representa determinados intereses, por el otro está su pensamiento, su conciencia que va en sentido contrario.
Por eso le era tan dificil hablar y trataba de conciliar lo mas que podía. Entonces decía que quería seguir formando parte de este gobierno, pero que quería ser fiel a su conciencia.Dificil ,no?

Kurchatovio dijo...

Justamente es lo que no puedo hacer, porque no entiendo lo que hizo ese señor, y no estoy de acuerdo con lo que hizo. Pensé que Dante estaba justificándolo sin fundamento, pero veo que no. Me equivoqué. Súmenle un punto a mi paranoia que traigo desde hace días.
Saludopos, LEO

Juglar dijo...

Hola a todos. Primero me permito decirle a Lili que el unico Marcelo Palacios que hay es seudo périodista, gordo bailantero con aires de sodomizador que trabaja en Tyc y lobbysta del presidente de Boca de turno. No hay nadie en Clarin que se llame asi. Igual me parecieron muy piolas tus conceptos y tu opinion.
Sobre el articulo. Querido Dante, una vez mas no concuerdo con parte de tus impresiones pero, sorpresivamente, sí concuerdo con la idea de democracia representantiva con la que nos manejamos. Creo que es un debate atinadisimo. A ver, nosotros, supuestamente, gobernamos mediante nuestro representantes. Se supone que la plataforma electoral no es una cuestion rigida sino flexible (no tanto como la frase de Menem: "si decia lo que iba a hacer nadie me votaba) y, se supone, que delegamos el poder para que alguien se haga cargo del Estado para el bien comun. Ahora bien, la idea de delegacion tambien tiene que ver con que el sujeto pone en manos de otro, y ese otro se hace cargo. Entonces ahi no esta atado a otra cosa mas que al "hacerse cargo" (se supone con responsabilidad, etica y para alcanzar el bien comun, todos conceptos COMPLICADISIMOS de delimitar). Volviendo al Senado: independientemente de tus aberrantes conceptos de la oposicion, hubo alli algo de ambas conceptualizaciones: el adoctrinamiento partidario (en realidad presiones del Ejecutivo para licuar la caja de las provincias o sobres varios) y convicciones (ya sea oposicion por venganza o oposicion electoral).
Quiero agregar algo que deslizas, creo, con errores de informacion. Es verdad que Carrio lo critico a Cobos, es verdad que la UCR lo echo. Pero no es menos cierto que Sanz (en especial) y Morales vienen dialogando con Cobos desde que asumio al frente de la Camara Alta. Te digo mas: antes de su voto pude hablar con la mano derecha de Cleto y me conto off the record que Sanz buscaba repatriar a los radicales K. En ese momento ya se veian las diferencias con el oficialismo: en diputados Daniel Katz ya habia anticipado que se sumaba a la propuesta de Sola y Cobos se reunia con los gobernadores discolos (del PJ casualmente), Bergoglio y la mesa de enlace. Paralelamente tambien tuvo reuniones secretas, que no trascendieron, con los cuatro gobernadores radicales. Dos de ellos, inclusive lo apoyaron cuando voto contra la 125. Entonces, repensemos los ejes de criticas a la oposicion. Sanz fue decisivo en el voto de Cobos. Morales tambien colaboro. En Cordoba, Mario Negri (titular de la UCR de ahi) cerro con Carrio pero dialoga con la gente de Cobos.
Dante querido, una cosa son los discursos para la tribuna, para aparecer opositor, otra cosa son los dialogos tras bambalinas. La UCR siempre quiso rearmarse. Sanz es amigo de Cobos desde que tienen 16 años. Militaban juntos. Sus familias son amigas.
Finalmente, se me hizo largo eh!, tus conceptos sobre el gobierno me parecieron atinados. Aunque, sobre el final, un desliz: no concuerdo en que cuando hay un gran descontento con el gobierno el electorado se aglutine en una figura, más bien se dio lo contrario en los ultimos años: dispersión absoluta.
Abrazo

Dante Augusto Palma dijo...

Juglar querido: es la mejor descripción de marcelo Palacios que he leído. Gracias!!!! Abrazo grande

Theresa Neele dijo...

"Marcelo Palacios que hay es seudo périodista, gordo bailantero con aires de sodomizador". ¡Brillante, Juglar! Y sí, no trabaja en Clarín, pero daría el tipo.
Dante, como siempre, en algunas cosas estoy de acuerdo con vos, en otras en las antípodas, pero siempre está bueno leer tu blog y los cometnarios.

Lili dijo...

Disculpen todos el error. Y gracias. Quise decir Marcelo Moreno. Estuvo bueno lo de Palacios finalmente la impecable descripción del juglar me permitió darme cuenta del error e imaginar a ese señor que no hace mucho crucé en un lugar y le dije: ¿que tal Tota? ( un bochorno!). Saludos a todos