viernes, 22 de enero de 2016

¿Y dónde está la conducción? (publicado el 21/1/16 en Veintitrés)

El gobierno de Macri parece tener una estrategia clara: atacar los emblemas y referentes de la “década ganada”. Esto incluye a 678, Víctor Hugo Morales y la programación de Radio Nacional, el CCK, El Instituto Dorrego, la militancia, figuras de la política claramente identificadas con el kirchnerismo como Aníbal Fernández, Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Martín Sabbatella y, claro está, la propia expresidenta. A esta última le espera el intento de hacerla pasear por diversos tribunales a partir de la insólita revitalización del “caso Nisman”, un fiscal vinculado a los sectores más oscuros de “la Embajada” y los Servicios de Inteligencia en la Argentina y el extranjero, con cuentas sin declarar fuera del país, acusado de quedarse con dinero de los empleados que él mismo designaba y utilizar dineros públicos para viajar con amantes alrededor del mundo. Más allá de que los sectores del “partido judicial” comenzaron, a partir del 10 de diciembre, a dar todos los pasos para hacer girar (con más deseos que indicios) la causa de la muerte de Nisman hacia un asesinato y que diarios como INFOBAE (¡cómo no nombrarlo si hablamos de “La Embajada”!), Clarín y La Nación, ya se encuentren en campaña de reinstalación para reflotar la denuncia que el fiscal no podía sostener públicamente, quedará para evaluaciones futuras confirmar si fue efectiva la estrategia macrista de pretender esmerilar por vía judicial el caudal político que todavía posee CFK. Mi intuición es que la derecha en la Argentina ya han transitado senderos parecidos en gobiernos como los de Perón y el resultado no ha sido el que ellos esperaban. Con todo, les otorgo el beneficio de la duda.                
Ahora bien, aclarada la estrategia macrista cabría preguntarse cuál es la estrategia de la principal oposición en la Argentina, esto es, el kirchnerismo. Y allí no puedo más que abrir un interrogante pues hay un “silencio de conducción” alarmante. Desde lo personal, es atendible que CFK “se tome un tiempo sabático” pero lo cierto es que ciudadanos de a pie, militantes, intendentes, congresistas y hasta algunos gobernadores aguardan declaraciones o algún llamado para conocer los pasos a seguir. Así, la situación de hoy parece exactamente inversa a la ocurrida en los primeros años del kirchnerismo: allí teníamos una dirigencia política que estaba por delante de “la gente”, orientando. Hoy son autoconvocados inorgánicos de a pie los que llevan adelante una “resistencia pacífica” y que reciben el acompañamiento de algunos dirigentes que en muchos casos tienen buena voluntad pero no son capaces de canalizar ese fervor militante que ya había mostrado ser mucho más inteligente que la militancia orgánica cuando, tras el resultado de la primera vuelta electoral en 2015, entendió que Scioli no era lo mismo que Macri y que un triunfo de este último afectaría enormemente los logros conseguidos.
Como ya escribimos aquí hace algunas semanas, se está ante el riesgo de una balcanización del espacio nacional y popular y, en este sentido, hacen falta dirigentes responsables. Y mientras CFK no da señales sería bueno, no solo para ese espacio, sino para la democracia argentina, un reacomodamiento y una autocrítica que no conlleve a la implosión del movimiento al que algunos dirigentes parecen, voluntaria o involuntariamente, colaborar. Y no me refiero a sectores del peronismo de derecha que, naturalmente, buscarán el afianzamiento de un peronismo no kirchnerista, sino a dirigentes que incluso al día de hoy reconocen la conducción de CFK. Por mencionar un caso, un Guillermo Moreno que, en diciembre, y en 678, defendió a los gritos la intervención del INDEC y ante alguna repregunta o alguna observación certera respondía que poner en tela de juicio los números del organismo era un prejuicio progresista que había que extirpar afiliándose al PJ, no ayuda. ¿Es ser progre darse cuenta que la inflación no puede ser del 8% si las paritarias se cierran al 25%? No. Incluso podríamos plantearlo al revés y decir: “¿por ser peronista tengo que aceptar números que no cierran? Soy peronista, señor. No estúpido”. Pero más allá de los números del INDEC, al kirchnerismo no le hace bien azuzar las tensiones internas entre los sectores peronistas y progresistas. A pesar de eso, algunas semanas atrás, un referente del progresismo como Marcelo Saín cometió el mismo error que el compañero Moreno, solo que “desde el otro lado”. Así, en el marco del escape de los condenados por el triple crimen, el dirigente de Nuevo Encuentro volvió a culpar al sector del peronismo que disputó la interna con Aníbal Fernández y Martín Sabbatella de la “operación” llevada adelante por el grupo Clarín. Saín, quien me merece el mayor de los respetos y es alguien con sólida formación académica, hizo declaraciones temerarias y lanzó acusaciones falsas y delirantes reproduciendo acríticamente uno de los grandes mitos progre: el de “El aparato del PJ”. Efectivamente, ese aparato, más allá de que en las elecciones de los últimos 30 años se ha demostrado que está lejos de ser infalible, es presentado como un monstruo todopoderoso con gente muy mala que determina absolutamente el resultado de la elección. Si gana el PJ, el progre encuentra allí una supuesta corroboración de la efectividad del aparato. Pero si el PJ pierde, el progre no afirma que el aparato es inútil o incapaz sino que “boicoteó” o “fue para atrás” porque “transó” con la oposición y lanzó “fuego amigo”. Así cualquier hecho confirmaría la hipótesis desde la cual se parte y eso, en el ámbito de las ciencias, demostraría que hay algo en la hipótesis que no funciona bien. 
Para concluir, si sectores del peronismo K van a denunciar a “los progre” por haber traicionado una supuesta causa peronista y los sectores progre van a seguir repitiendo la cantinela de “los Barones” malignos que hacen ganar y perder elecciones para dejar a un lado los enormes errores de estrategia electoral que el kircherismo tuvo, en particular, en la provincia de Buenos Aires, el escenario del principal espacio opositor parece condenado a la fragmentación y, en tanto tal, a ser aprovechado por el oficialismo o por los sectores del peronismo de derecha que se mantuvieron afuera del FPV. Scioli es alguien que al menos por el momento es capaz de mantener cierta cohesión en el espacio pero lo esencial es el regreso de CFK, la única dirigente capaz de poder llenar una Plaza de Mayo hoy en día. La ex presidenta tiene la potencia política como para encauzar el espacio pero deberá conducir con mayor amplitud que la que tuvo en los últimos años como para poder lograr que todos, con sus diferencias, “jueguen adentro”. De no ser así, se ganará en pureza pero se perderá la posibilidad, por muchos años, de volver a ser mayoría en Argentina.      

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Primera vez que te veo un acto de mezquindad Dante (que veo, porque como perteneciente al género humano, estoy seguro que no estás excento, como nadie). La verdad que Moreno, con su estilo, respondió a todas las preguntas que le hicieron, algunas poco fundamentadas o con poca investigación previa. Y además, le guste a quien le guste, Moreno es uno de los pocos que está saliendo a hablar, a movilizar gente, debatir y accionar para algún lado. Como vos justamente pedís al principio de la nota.

La mejor igual, me encanta tu blog!

Politicromix dijo...

Comparto, Dante. Muy buena reflexión.

Gustavo Yandros dijo...

No se mas nada. O si no quisieron que ganara Scioli para que no les toque el ajuste en la cara a los kirchneristas. Porque todos decian que habia que ajustar. Ahora no se si era cierto o falso. Y por otro lado no se. Se mandaron la macana de no formar un lider. Porque Scioli hasta a varios kirchneristas no les gustaba. Al que sacaron que para mi era uno de los mejores fue a Randazzo. Tampoco, aparte de los kirchneristas no se oye la voz de las centroizquierda. A quienes yo he votado en mas de una vez. Binner, Pino Solanas, Donda, Stolbizer, Luis Juez. Donde estan?
Pero bueno. Como dicen siempre. Siempre la que paga es la gente. Los politicos viven bien. A lo mejor mas de uno este veraneando

Martin Ortiz dijo...

El primero que trajo el fantasma del "fuego amigo" fue Anibal Fernandez, no Marcelo Sain. A Anibal lo nombras como un referente (que lo es) y a Sain como un progra equivocado.
Y recordemos que ese error de Anibal fue antes de las elecciones generales, no después; un error que merecería mayor consideración a la hora de evaluar la derrota.

nora alba dijo...

Coincido Dante. Muy buena la nota.

Cristian Experiment dijo...

Creo...Y solo creo digo, sin atreverme a refutar porque para eso habría que disponer a la hora de discutir formas absolutas; que es válido preguntárselo. Es interesante preguntarse por la conducción. Pero también hay que considerar que no solo es el pueblo el que esta esperando una palabra de Cristina. Sabbatella que esta en todas las marchas, la gente de las organizaciones sociales, Moreno, Recalde, y otros etcs están marchando en las calles y movilizandose. Imposible sería creer que esta gente se mueve sin tener un lineamiento de la conducción ya que muchos de ellos o tienen línea directa con Cristina o reciben la información que circula desde estos referentes. Un mes es un tiempo muy breve para delinear la estrategia de un movimiento tan vasto como el nacional y popular, y al mismo tiempo es un tiempo enorme. Porque las grandes lineas estratégicas ya deben estar pensadas. Pero mas allá de eso y a riesgo de ser repetitivo señor Palma, creo que Cristina esta evaluando la manera.
¿Cúal es la mejor manera de delinear un plan de oposición inteligente? ¿Estamos ante un silencio de la conducción? ¿No podría tratarse de una reorganización de las fuerzas hacia adentro?.
Si hay que dar una planificación al campo popular el discurso debe contener a las organizaciones, pero también a los simpatizantes, a los independientes, a los intelectuales, y al fenómeno social de "resistiendo con aguante". Por eso creo yo, se justifica un mes de silencios. Hemos sido derrotados en todos los frentes de una manera pavorosa, imposible no es pensar como volver a construir el poder necesario para ser entonces si "una oposición inteligente".

claudio Maxl dijo...

A ver, sostener q los IPC Moreno fueron truchos xq las paritarias cerraban 10 puntos x encima d los IPC es admitir implicitamente q durante los 12 años K no existio recomposicion d los salarios y q el poder d compra d los mismos permanecieron constantes desde 2003 puesto q segun tu criterio las paritarias solo convalidaron la inflacion d cada año (IPC d consultoras opositoras). No creo q sostengas ese criterio d constancia del poder d compra d salarios sin mejoras en la ultima decada, si es asi revisa este link:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-8825-2015-10-05.html
No te podes posicionar solo en precios d los super para "intuir" la veracidad d un IPC, dentro del IPC se computan los precios d los servicios q practicamente durante todos los años K permanecieron cuasi congelados: transportes, telefonia fija, agua, electricidad, gas..., todos ellos contribuian con 0 cuando se confeccionaban los indices y obviamente compensaban los mayores aumentos en super dando como resultados los IPC Moreno, no puedo poner las manos en fuego x un 9% anual pero q nunca llegaron al 15 anual eso es seguro.
Si hay q recriminarle a Moreno es haber transado con las megacadenas d comercializacion para segmentar calidades y dejarles las manos libres para los premium mientras controlaba los populares, Moreno debio tener huevos (como los tuvo Boudou para proponerle a Nestor la estatizacion d los fondos d las AFJP) para proponerle a Cristina la estatizacion d una d las megacadenas, x ej. Coto x su gran distribucion geografica, para romper la cartelizacion entre ellas en la formacion d precios con siderales margenes d ganancias. Una cadena d comercializacion estatal hubiera podido establecer todos los precios d referencia (un precios cuidados para todos los productos del super) restableciendo un ambito d competencia capitalista a los cuales las otras cadenas deberian acoplarse en precios para no desaparecer del mercado.

Alicia Rozas dijo...

Hay una verdad irrefutable para mi. Un lider no se fabrica en un laboratorio. Se dá. Aparece. fué una excepción tener 2 líderes como Cristina y Nestor juntos.Scioli no fué un buen candidato . Pero primaron las encuestas. Y Randazzo debió priorizar el bien comun y aceptar la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Lo cierto es que toda la resistencia está en la calle y en las redes y se siente una gran orfandad. Martin Sabatella se está poniendo al hombro la resistencia y algunos diputados tambien , pocos. Hector Recalde se destaca. Por otro lado la gente reclama Sesiones Extraordinarias y pocos explican porqué no pueden abrirse. Necesitamos políticos mas comprometidos porque o bien la gente en las calles se va a desarticular o se producirá una situación parecida al 2001, nada deseable.

Artigas dijo...

Dante, coincido en las criticas de los comentarios a tu supuesta claridad sobre como fueron los manejos del indec. Mi explicación a los compañeros (te incluyo) de las auto-criticas, es que dejen de criticar a los que hicieron y moreno hizo mucho, cuando algunos de nosotros haga como funcionario, expuesto, publico (te vuelvo a incluir) ahí sabrá bien lo que es estar y con que liviandad todos critican sin hacer nada (No incluyo lo que cada uno haga en su ámbito).

Unknown dijo...

Es 100% cierto

Homero Saltalamacchia dijo...

El debate es indispensable al mismo tiempo que nos movemos con lo que tenemos y sabemos hacer. El artículo de Dante Palma es muy serio y retoma cosas que ya muchos escuchamos decir. Lo que el debate no puede permitir es que se traspasen límites de respecto hacia los compañeros. Yo por experiencia propia puedo afirmar que llegamos al 49 % por el esfuerzo de los mismos que hoy se están moviendo en grupos como Resistiendo con aguante y otros. Ciertamente que en esos grupos hay compañeros que se comunican con dirigentes del movimiento. Pero también es muy cierto y muy atendible pensar que no se puede dejar que ese grupo grande de compañeros llegue a la desesperanza. Es necesario saber cómo se están haciendo las cosas en el movimiento gremial y no solo en el PJ. Es necesario tener palabras que muestren presencia. Es necesario revitalizar las UB, centros vecinales, etc. porque el cerco mediático no se supera con manifestaciones, aunque estas sean hoy indispensables, sino con el trabajo cara a cara. Que pueda hacerse digno de3 escucha por quienes votaron al Mentiroso engañados y que hoy pueden seguir engañados aunque desolados, pues la maquinaria de producir opinión pública es infernalmente potente y bien pensada.
Bien por Dante. Sigamos pensando juntos sin que una diferencia pequeña (comparada con la que nos distancia del neoliberalismo) empañe este debate.
.

Anónimo dijo...

Sin los dirigentes a la cabeza la movilizacion que aun se mantiene se va a perder. No entiendo a nutra dirigencia que no presiona para forzar la reapertura del Congreso, las plazas deben llenarse con dirigentes, la voz del pueblo sola en esta hora no alcanza. Entiendo que la campaña fue larga, que necesitan vacaciones pero el daño que se esta haciendo es demasiado grande para mirar para otro lado. Mas adelante resolveremos la interna, pero hacerse los boludos mientras se destruye el pais el algo que el pueblo no debe dejar pasar

Pancho Arceo dijo...

La intervención del INDEC ademas de existir fue un error incomprensible de Moreno y Cristina que tuvo un costo político y simbólico excelentemente aprovechado por la derecha. Ese error le permitió a los sectores concentrados volver a hacer pie después del 2001