domingo, 8 de septiembre de 2013

Bestiario político argentino N° 12: los Gerones rojos (publicado el 6/9/13 en Diario Registrado)

Descendientes de los Chagjin chinos, la mitología irlandesa nos habla de los Gerones rojos, criaturas cuyo proceso de gestación es desproporcionadamente largo y en algunos casos llega a 40 años. Esto hace que al nacer la mayoría ya posea barba y pelo entrecano si bien, del mismo modo que los recién nacidos humanos, necesitan ayuda hasta poder caminar solos. El Gerón rojo tiene una enorme ansiedad de futuro pues desde los 9 meses está listo para nacer pero, por razones desconocidas, no lo hace, lo cual obliga a todo el círculo cercano a ayudar a la madre en este largo proceso. Según algunos psicoanalistas ésta sería la razón por la que los gerones rojos tienen una memoria acotada a lo inmediato y el pasado lejano es interpretado por ellos como un mal sueño en el que reina la confusión típica de la constitución intrauterina.  
A pesar de que en un primer momento fue difícil su inserción social, hoy es casi imposible  distinguir un gerón rojo de cualquier otro ser humano pues su apariencia es similar salvo por la particularidad de que recién en la adultez un gerón rojo puede dar sombra. Esto hizo que muchos los llamen metafóricamente “criaturas sin sol” aprovechando que, además, no se trata de seres con demasiada lucidez. 
En el ámbito de la política se les llama gerones rojos a aquellos jóvenes que “nacen viejos”, sujetos que a pesar de su corta edad buscan reinstaurar modelos del pasado mientras se prosternan con avidez zonza ante cualquier propuesta que incluya la palabra “futuro”.