jueves, 21 de julio de 2011

La utilidad del asco (publicado en Veintitrés el 21/7/11)

Pasados ya varios días de la nota de Fito Páez en la que el cantante afirmara que le da asco la mitad de Buenos Aires, tal declaración sigue generando polémicas. Si bien la frase es, como mínimo, controvertida, no deja de sorprender la furiosa operación mediática por la que, de repente, el rosarino se ha transformado en la voz del gobierno y de sus votantes. Seguramente, muchos de los que eligieron al candidato del kirchnerismo y hasta quizás varios funcionarios del gobierno tengan sentimientos similares a los que expuso Páez, pero la ira ante un resultado adverso no es propiedad exclusiva del oficialismo nacional. Es más, si se hiciera la lista de las expresiones de desprecio y odio que los opositores de la dirigencia política y de la corporación mediática expresaron en los últimos años, el número que arrojaría sería asombroso. Sin ir más lejos, cabe preguntarse si no es una forma de discriminación tanto o más grave que la de Páez, indicar que la única razón para apoyar al gobierno kirchnerista es el choripán y la coca, los cargos de gestión o la publicidad oficial. Eso sí: nadie ha dicho que le tiene asco a los seguidores del kirchnerismo. Sólo les han dicho: corruptos, ignorantes, violentos, fraudulentos y venales, entre otras tantas calificaciones. Pero centrémonos en el tema del asco porque quizás afirmar que parte de un electorado produce ese sentimiento sea más grave que decir todo lo que comúnmente se dice del oficialismo.

La primera pregunta sería, entonces, ¿el asco puede ser un criterio para juzgar una acción, en este caso, la decisión de una parte de la ciudadanía en el contexto de una elección a Jefe de Gobierno de la ciudad? La respuesta la debemos encontrar en una tradición más que importante dentro de la ética y es aquella que hace hincapié en la importancia de los sentimientos morales. Se trata de una línea de pensamiento que a lo largo del siglo XVII y XVIII generó pensadores de la talla de Shaftesbury, Hutcheson o Hume entre otros. La controversia se daba frente a una tradición vigorosa que será llevada a su esplendor por Kant y que indicaba que juzgar como buena o mala una acción era un asunto de la razón. Esto significa que sentimientos tales como el asco o la ira, al no haber atravesado el filtro racional, no pueden ser fuentes de valoración de las acciones. Sin embargo, los defensores del rol central de los sentimientos indicaban que es imposible valorar acciones prescindiendo de ellos y que, en todo caso, parece necesario analizar pormenorizadamente tales sentimientos para evaluar los aspectos positivos y negativos de cada uno. Está claro que la tradición racionalista expresará que los sentimientos son irracionales y que, por lo tanto, podrían derivar en la arbitrariedad y, eventualmente, en el horror y la persecución infundada. Pero los defensores de los sentimientos morales también tienen buenas razones a su favor. De hecho, la importancia de los sentimientos tanto en la ética como en la política ha renovado su vigor en los últimos años, justamente, a partir del análisis de las posibilidades del asco como criterio de corrección moral. Así, Martha Nussbaum ha publicado diferentes trabajos entre 1999 y 2004 de los que se sigue una propuesta en la que se reivindica la importancia de los sentimientos morales en una sociedad liberal. Sin embargo, exige que los diferentes sentimientos se analicen por separado y concluye de allí que mientras la ira puede ser una reacción capaz de ser canalizada redundando en fines útiles para la sociedad, el asco parece intrínsecamente negativo pues está vinculado con la discriminación hacia el otro, lo cual afectaría la idea de dignidad humana, esto es, el supuesto de que todos los hombres y mujeres son iguales.

Si tomamos el caso de la bioética, en 1997 salió a la luz un artículo que se hizo bastante famoso y que llevó la firma de León Kass. Allí, el autor hablaba de “la sabiduría de la repugnancia” para, por ejemplo, rechazar la práctica de la clonación reproductiva en seres humanos. Si bien Kass utilizaba el asco arbitrariamente para rechazar todo aquello que no se condecía con una moral profundamente reaccionaria, su artículo revitalizó la importancia de la discusión en torno al rol de este sentimiento.

Sin embargo, en un artículo que recogía los puntos de vista de Nussbaum y Kass, Arleen Salles intenta una defensa “progresista” del asco como criterio de evaluación de las acciones morales.

Lo que la autora indica es que no se puede descartar de por sí al asco puesto que éste puede ser útil como primera reacción que luego debe ser revisada racionalmente para no quedar expuesta a las reacciones viscerales y casquivanas que un individuo pudiera llevar adelante movido por la repugnancia. En esta línea, Salles reconoce que en nombre del asco se han perseguido judíos, católicos, homosexuales, negros y todo tipo de minorías. Pero eso no significa que el asco no pueda darnos algunos indicios para determinar lo bueno y lo malo. Así, podemos indicar que si hacemos referencia al origen natural del asco, presente en todos los animales, se notará que éste tiene que ver con una forma de defensa frente a un objeto comestible “peligroso”. Dado que en la naturaleza no existían envases que advirtieran que tal sustancia no es apta para el consumo humano, nuestro cuerpo, a través del asco, nos protegía de no llevar a la boca lo que pudiera dañarnos. Claro que luego hay una suerte de asco “social” que ya deja de ser “natural” para estar determinado por el contexto cultural. En este sentido, por más que algunos no quieran verlo así, la xenofobia y el rechazo a prácticas sexuales determinadas no es producto del “asco natural” sino del “cultural”. Sin embargo, los teóricos que defienden el asco indican que éste cumple también una función social en el sentido de que del mismo modo que impide que el cuerpo natural individual enferme por consumir un objeto inapropiado, es capaz de salvaguardar la estabilidad de las creencias y las instituciones de una comunidad.

Dicho esto, cabe preguntarse qué es lo que tanto molestó de la utilización de la palabra “asco” en la nota de Fito Páez. Evidentemente no debe ser la referencia a algún tipo de sentimiento moral pues aquellos que tildaron de “fascistas” las declaraciones del músico, son los primeros en reivindicar, por ejemplo, la acción de los indignados en España. En este sentido resulta llamativo que se reivindique la indignación, un sentimiento quizás tan visceral e irracional como el asco, aunque tal sorpresa encuentra una respuesta clara: la indignación fue reivindicada por las principales plumas porque estuvo dirigida contra la clase política, sea de España, de Argentina o de cualquier otra parte del mundo. En cambio, el asco estuvo dirigido hacia un electorado que habría “votado bien” pues votó en contra del gobierno nacional. De este modo, la corporación periodística manipula la referencia a sentimientos morales. Así, tales sentimientos serán aceptados si coinciden con sus intereses pero defenestrados como irracionales y totalitarios si van por un camino alternativo.

Diferente asunto será el que deberá plantearse en aquellos que están del otro lado de aquella corporación y que defienden los principios del gobierno nacional. En todo caso, parece claro que dejar al asco como criterio no revisable racionalmente puede llevar a la peor de las atrocidades aunque, en el caso de la actualidad argentina, apenas podría servir para fastidiar a un electorado que según todas las encuestas, tiene a CFK primera en sus preferencias. Quizás, como se decía algunas líneas atrás, el asco no deba descartarse de plano como sentimiento moral capaz de decirnos algo acerca de las acciones de las decisiones de los hombres y mujeres porteños, pero necesariamente debería complementarse con una evaluación lo más racional posible para hacer, de esa reacción visceral, un disparador capaz de penetrar en las razones para entender cómo es posible que tras una gestión tan pobre, el 47% de los porteños vote a Macri. La única explicación no puede ser que todos los porteños sean estúpidos ni tampoco podemos adjudicarla exclusivamente al marketing de un asesor con más prensa que buenas ideas. Así, porque molesta que indiquen que CFK gana por el clientelismo, la cooptación, el pragmatismo y el luto, parece necesario ir un paso más allá y no creer que todo empieza y termina en Clarín y Durán Barba.

5 comentarios:

AREA dijo...

Iba a comentar algo largo, pero es evidente que iba a perder el tiempo mio y el tuyo leyendo algo de lo que de todas formas ibamos a discrepar.

Mongo Aurelio dijo...

¿El asco es un criterio? ¿De qué? Buscando en las distintas acepciones que pude encontrar de la palabra en RAE pareciera que el asco es una impresión, un sentimiento en automatismo, una reacción más bien propia de un plano irracional. La indignación, pareciera que es otra cosa. Enojo contra alguien o sus actos. La indignación pareciera tener un contenido crítico (la cuantía y calidad de ese contenido es otro tema), mientras que el asco tiene un elemento reflejo, superficial. En lo personal, como futuro votante de Macri en la segunda vuelta, creo que lo que molestó de Paez en su comentario fue exactamente eso: la irracionalidad. Porque ¿cómo se entiende que un tipo con un buen pasar (sospecho millonario pasar), dedicado a la actividad más subjetiva y opinable que darse pueda, y que supo emplearse por el actual gobierno se dirija a una cantidad de gente de la que nada sabe para decirle que la desprecia? En lo personal su comentario me indigna, no me da asco. Porque me lo tengo que bancar desde el estrado de la "iluminación" al cual no sé quién lo invitó a subirse y en base a qué credenciales, apuntando y señalando a quienes votan en forma contraria a la que él entiende hay que hacerlo.
¿El vió mi bolsillo? ¿El sabrá que probablemente en mi vida vaya a hacerme de la guita que a él este gobierno le puso de un tirón en el suyo? ¿Él sabrá que yo voy a votar a cualquiera menos a CFK y sus huestes porque creo que son una banda de delincuentes que, encaballados en la causa populista, se han dispuesto a robarnos a todos, todos los días? ¿Él entenderá al igual que yo que hay que poner límites al poder? ¿Él verá las inconsistencias morales que yo veo en nuestro gobierno central y en los bien-pensantes intelectuales que lo defienden esquizofrénicamente? ¿Él sabrá que yo no me indigno por lo qué dicen sino por qué hacen y cómo lo hacen? ¿Él leyó la Constitución Nacional? Ahora resulta que soy, como tantos otros, parte de una corporación que "vota bien". ¿Dónde está la ventanilla de esa corporación así paso a cobrar? A la supina ignorancia del que me encasilla debo decirle que sí, voté bien, voté como quise, a uno de los que había en contra. Y lo voy a volver a hacer. Sin swing.

Dante Augusto Palma dijo...

Area: como quieras pues, como verás, hay gente que discrepa mucho e igual escribe. Abrazo
Mongo: evidentmente no estamos de acuerdo e intenté contar la utilización del asco más allá de la RAE. Hice un rastreo a través de la historia de la filosofía. Abrazo y gracias por escribir. Dante

Mongo Aurelio dijo...

Germán,

Nussbaum, como vos bien señalaste, habla de la importancia de "sentimientos morales". Es decir, de un sentimiento que expresa una moral determinada. Así comienza su libro Upheavals of Thought: The Intelligence Of Emotions: "Emotions, i shall argue, involve judgments about important things...". En su primera línea introduce al sentimiento ligado a la razón, por vía del juicio. Siguiendo la lectura se intuye rápidamente la influencia de los cognitivistas en los que escribe.

Me valgo de RAE, como expresión autorizada de la convención, para darme cuenta que no, que evidentemente en el asco no hay una razón. O en el mejor de los casos la hay, pero en un formato muy chiquitito, endeble, rayano con lo caprichoso. El asco es inmotivado, arbitrario, antojadizo y superficial. Paez no expresa un sentimiento moral, expresa una inicua aversión. Me limito a señalar que no necesariamente existe una relación directa, ni de género-especie, entre los dos conceptos: sentimiento moral y asco. Son dos cosas distintas, tratadas para la ocasión como iguales, equivalentes, o equiparables.

Pero no me detengo en la palabra asco, y sigo, y leo todo lo que tiene para decir, para ver si detrás de su asco hay algo más. Leo "A la mitad de los porteños le gusta tener el bolsillo lleno, a costa de qué, no importa. A la mitad de los porteños le encanta aparentar más que ser. No porque no puedan. Es que no quieren ser". Shall I rest my case?)

Entonces sí, a juzgar por sus motivaciones, Paez expresa solamente asco. El mismo asco del que habla RAE.

Puede sentirlo y expresarlo, no me animaría a negarle esa libertad ni a él ni a nadie. Sólo lo pongo en tela de juicio, como sugiere Salles.

A Paez no se le pide razón, al votante de Macri sí. Una arbitraria asimetría en materia de exigencias argumentales.

Saludos!

Dante Augusto Palma dijo...

Efectivamente, Mongo, el asco está tomado como un tipo de sentimiento moral y siguiendo a Salles (no a Nussbaum en este caso), expongo una posición en la que el asco es un criterio que no hay que descartar desde el vamos pero que debe atravesar un filtro racional para evitar ese capricho que tanto mal hizo en la historia de la humanidad. Saludos