jueves, 27 de noviembre de 2008

La renuncia

Está claro que en los últimos años la calidad de las operaciones de prensa ha mermado. Las sutilezas han dejado lugar a lo grotesco y una prueba de ello puede ser la vergonzosa campaña lanzada por Clarín el último domingo en la que se afirma en tapa que la tensión entre CFK y Cobos es “máxima” y que en el entorno del mendocino estudian la posibilidad de promover un plebiscito que determine si él debe renunciar a su cargo en el poder ejecutivo.
Parece que, terminado el “tema AFJP” con una votación que acabó con los 2/3 de ambas cámaras apoyando la propuesta del ejecutivo y digiriéndose de a poco el pavor de la crisis financiera, el acento estará puesto espasmódicamente en las internas del gobierno. Si bien la propuesta del plebiscito es descabellada y tanto Clarín como Cobos y el resto de los ciudadanos pensantes y no pensantes saben que nunca se llevará a cabo, podríamos jugar al contrafáctico “qué pasaría si se hiciera el plebiscito”. Digamos que cualquier resultado sería interpretado a favor del hombre que tomó notoriedad a partir de su “voto no positivo”: si la gente decide que no renuncie se dirá que la ciudadanía valora a un hombre como Cobos que puede expresar la diversidad al interior del gobierno y puede equilibrar la irritabilidad y la compulsión de CFK. Si el resultado se inclina mayoritariamente hacia el pedido de su renuncia, se afirmará que la gente valora tanto a un hombre como Cobos que no desea que se inmole en tanto rehén del grupo de psicópatas que ocupa el gobierno nacional.
Pero más allá del plebiscito, lo que sí resulta obvio es que existe tensión entre Cobos y el resto del Gobierno. Más bien, uno debería decir, que la relación está rota. Presidente y vice no tienen ningún diálogo y resulta llamativo registrar las intervenciones de Cobos en las que él comenta las acciones que impulsa el poder ejecutivo en el que interviene, como si fuera un observador externo que generalmente acuerda, aunque con reservas y desconocimiento de los detalles de los proyectos. Vista así la situación parece ser insostenible con lo cual cabe preguntarse por qué no renuncia.
Para hacer frente a este interrogante hay muchas posibles respuestas: podemos pensar como opción que tal vez Cobos no renuncia porque especula con que la gobernabilidad de los Kirchner está resquebrajada y más temprano que tarde, pegarán un portazo o se irán en helicóptero. En ese sentido, él no quiere cometer el error de Chacho Álvarez y aguantará todo tipo de desaire y agravio con encomiable paciencia digna de Oriente.
Otra opción es que él apueste a un proceso de victimización y que busque irritar “desde adentro” haciéndose relativamente prescindente en 2009 y preparando el desembarco en el 2011 apoyado por la UCR y la Coalición Cívica.
La última es que sea más pusilánime que especulador y que en realidad no sepa bien qué hacer.
Otra pregunta que uno podría hacerse es por qué CFK no le pide la renuncia. Aquí también hay varias respuestas.
Podría ser que los K hayan interpretado que el precio de exigirle la renuncia será mucho más alto ante la opinión pública, que el hecho de, simplemente, “invisibilizarlo” y someterlo al desgaste del poder y a la incomodidad que le acarrearía presentarse como oposición habiendo sido parte del gobierno. Otra es que simplemente no han encontrado aún el momento adecuado y que la “ejecución del traidor a la causa” haya sido aplazada hasta nuevo aviso.
La gran paradoja es que, desde mi punto de vista, Cobos le ha hecho, sin desearlo, un grato favor al Gobierno pues de haber renunciado el mismo día de la caída de la 125 la hecatombe política hubiera sido total, el Gobierno K estaría más tambaleante y encerrado sobre sí y el nombre de Cobos sería indiscutiblemente el del Jefe opositor. Si bien aún es posible que renunciando o “renunciado” Cobos se victimice, cada día que pasa su situación es más incómoda para su futuro puesto que resultará difícil justificar que se ha quedado unos meses más sólo porque creía que en el Gobierno iba a ver espacio para el disenso. Restará, para los que nos interesa conceptualmente la política la discusión en torno a qué votamos cuando votamos. Si votamos un Programa en el que los candidatos son meros ejecutores, resulta claro que Cobos debió renunciar por no haber llevado adelante el mandato que el pueblo le exigió al manifestarse en las urnas. Si, por el contrario, al votar votamos, más que Programas, la capacidad y la idoneidad del representante para poder decidir sobre los asuntos de la cosa pública, existe la posibilidad de que aceptemos que una misma lista pueda llevar candidatos al ejecutivo que no funcionan de manera homogénea y que lejos de dejarse llevar por ideologías y programas, apelan a ese ámbito especial que es la libertad de conciencia. Esta última visión, más aristocratizante, supone que el representante está más capacitado que el pueblo mismo para saber qué es lo que hay que hacer y cómo debe hacérselo. De aquí que el representante tenga plena independencia en sus decisiones aún si éstas van en contra de aquello por lo que el pueblo lo eligió.
Pero este tipo de discusión, la más interesante y la menos coyuntural, hoy sucumbe ante los operadores berretas, los editorialistas interesados y las variables del periodismo de espectáculos aplicadas al análisis político.

6 comentarios:

MONA dijo...

Y, no sé si votamos un programa... votamos la posibilidad de mejora que vimos comenzar en 2003, y con un radical en el gobierno, se abría la posibilidad que se sumen los mejores. Seimpre creí que los radichetas no son mis enemigos. Los que sí lo son, son los gorilas, los que se han encaramado tanto en el aparato del peronismo como del radicalismo.
Te digo que tenía confianza en este vice de la UCR, pero está visto que es muy extraño encontrar un opositor de fuste como Alfonsín (aunque se haya equivocado tantísimas veces).
Un vicepresidente puede tener diferencias con el presidente (a), hasta pueden exponerlas públicamente... pero cuando un vicepresidente se dedica a hacer oposición al mismo gobierno del que es parte, me parece que dificulta la gobernabilidad, la suya propia. Pero como Cobos "juega" a que él no gobierna, y a la vez toma decisiones amparadas en su hermana o en su hija, él mismo está tomando la decisión opuesta a la que asumió cuando constituyó la fórmula con la CF, que es MARGINARSE de la actual conducción.
Así que Cobos no es radical, ni siquiera radical K, no pertenece a la concertación, ni menos, es Kirschnerista. (¿Será feminista? por lo de la hermana, y la hija... digo)
Sea lo que sea Cobos, está en una posición difícil, te diría: ridícula. No sobrevive políticamente al 2009, creo yo...

werte dijo...

De acuerdo con el artículo. Alguna puntuación: "los partidarios" de la conciencia personal son los que en cada elección nos regalan con una larga letanía contra "las listas sábana".
--
Operación de prensa, la de ayer, al presentar un conflicto sindical como un ataque a la libertad de prensa.

Eduardo Real dijo...

Dante: Por supuesto, no se puede pedir la renuncia de un cargo al que se accede por votación. No es un ministro, al que se lo designa.

Pero está claro que el objetivo de la jugada no es Cobos, sino CFK. Si impulsan un plebiscito por la permanencia del nabo, en 2 minutos el plebiscito los envolverá a ambos.

Buscan crear el clima de desgobierno de Bolivia, donde para gobernar, Evo tiene que ser ratificado cada 10 minutos. Ni más ni menos. La suerte del nabo les importa 3 carajos. Lo otro es lo que quieren, pero avanzan de modo tangencial, para que no sea TAN evidente.

Juglar dijo...

Dante, Dante, Cobos es un vicepresidente al que le quitaron no solo los funcionarios de su confianza sino hasta los contratos reglamentarios del Senado. Lo verduguean todo el tiempo.
Abrazo!

Oscar Cuervo dijo...

Dante, me sumergí en tóxicas aguas clementinas y pude ver hordas de antipalmistas cebados clamando por tu linchamiento virtual. Un consejo: no vayas para el lado de San Clemente, que ahí no te quieren.

Juglar (1) dijo...

aguante quintin