sábado, 13 de abril de 2024

Escapar de la realidad (publicado el 4/4/24 en www.disidentia.com)

 

Episodio 1

La última moda viral a partir de Tik Tok es lo que se conoce como Filosofía “delulu” y proviene del K-pop coreano, ese estilo de música tan particular que Corea del Sur exporta en su estrategia de soft power y que, como ya hemos desarrollado aquí, combina la autoexplotación más salvaje con la hiperexposición en redes. Tal como explica el profesor de lingüística Mateus Barrios en esta nota de la BBC  https://www.bbc.com/mundo/articles/cx8jr58d33yo , “delulu” es un término que comenzó a usarse en 2014 y que, si bien hoy ha ampliado su significado, originalmente designaba “los delirios parasociales” de los fanáticos del K-pop, lo cual se expresaba en el establecimiento de conexiones emocionales unilaterales con personajes famosos hasta convencerse de que la relación era verdadera y la atención recíproca.   

Lo cierto es que, etimológicamente hablando, “delulu” proviene del inglés “delusional”, el cual podríamos traducir como “delirante” pero también como “iluso”, algo que, en este caso, parece ser más adecuado.

Es que, efectivamente, de lo que se trata en la filosofía “delulu” es de exacerbar la ilusión, crear nuestro propio mundo, “mentalizarnos” positivamente para cambiar la realidad. Desde este punto de vista, pensar realistamente es nocivo para las personas y sí…, tal como ustedes observan, se trata de una nueva versión de la autoayuda para la denominada Generación Z, esa que nació entre los años 90 y el 2010 y, sea por ignorancia, sea por vanidad, considera que el mundo nació con ella. Filosóficamente hablando, los “delulu” combinan perfectamente con ese revival de la filosofía estoica mal entendida para alcanzar una combinación fatal con el new age pseudo hippie y los 15 segundos de vacío de significado y de sentido del influencer en Tik Tok.  

Si el afuera es una mierda, tu trabajo mal pago, no tienes para el alquiler, las relaciones cara a cara son cada vez más difíciles y, sobre todo, si tus padres pueden darte casa, comida y conexión a internet, la filosofía “delulu” es la “solulu” tal como reza el slogan de los que creen que la solución está en escapar de la realidad mientras las cuentas reales las paga un tercero.

   

Episodio 2

Algunas semanas atrás, escribía unas líneas en www.theobjective.com https://theobjective.com/elsubjetivo/opinion/2024-03-01/hitler-negro-filantropo/ sobre el caso Gemini, la IA de Google que fuera parcialmente suspendida por la compañía a raíz de una serie de imágenes que se habían viralizado. Específicamente, algunos usuarios se habían mostrado sorprendidos por la distorsión de la realidad histórica que arrojaba la tecnología que, supuestamente, tiene una respuesta (correcta) para todo. Quien buscó soldados nazis, obtuvo como imágenes presuntamente representativas, soldados negros, asiáticos y hasta alguno con el pelo azul, presuntamente, LGBT. Algo igualmente curioso sucedió a quienes en su búsqueda intentaron hacerse de imágenes de papas católicos ya que lo que encontraron fueros papas negros y hasta papisas, esto es, otra representación de lo que nunca sucedió. En la nota en cuestión, advertía que esta decisión política de Google programando al algoritmo para aggiornarse al canon de la ideología woke, podía tener como consecuencia que las nuevas generaciones cayeran en contradicciones perturbadoras: ¿los nazis eran los que creían en la raza superior y cometían genocidios o los que aplicaban un enfoque interseccional y diverso al momento de designar sus soldados? ¿La Iglesia católica es una institución patriarcal, conservadora y verticalista o un espacio que denuncia al supremacismo blanco heteropatriarcal y promueve cupos para negros y mujeres en sus espacios de máxima jerarquía?  

A propósito de ello, algunas semanas después de mi nota, en la web quillette.com, el seudónimo Toadworrier, utilizado por alguien que dice ser ingeniero informático, publicaba este artículo https://quillette.com/2024/03/18/google-and-the-gemini-debacle/ donde narraba algunos de los sucesos recién mencionados y se interrogaba acerca de las razones por las que un gigante como Google podía haber cometido semejante dislate. Más allá de que se trata de hipótesis, lo interesante es que Toadworrier no cae estrictamente sobre el responsable del proyecto, el cual es un ferviente activista progresista en redes, sino que apunta directamente a los principios que dice defender la IA de Google. Allí aparece la idea de que la IA debe “ser beneficiosa para la sociedad”, y “evitar la creación o el reforzamiento de sesgos injustos”. Nótese que aquí en ningún momento aparece como principio decir la verdad o ajustarse a la realidad. Más bien, lo que se sigue de estos principios, es que Google está comprometido con una manera de ver el mundo, lo cual, a su vez, será expresado por su IA. Por cierto, tendría todo el derecho a hacerlo, pero quizás sería bueno que lo expresara públicamente con mayor claridad. Pero, sobre todo, como indica el autor, esto contradice abiertamente lo que era la misión de Google, esto es, “organizar la información del mundo para hacerla útil y accesible al mundo”. Este último principio supone una mera administración neutral de la realidad. Los principios que, en cambio, guían la representación de imágenes de su IA, expresan un intento de adecuar la realidad a una ideología previa.

     

Episodio 3

Quizás por consumir solo circunstancialmente productos de Disney, se me ha pasado por alto un fenómeno que, de ser real, va en la línea de lo que estamos desarrollando. El disparador fue una nota de Tom Smyth, en la plataforma www.vox.com, publicada casi en paralelo a la nota de Toadworrier, y que lleva como título “¿A dónde se han ido todos los villanos de Disney?”  https://www.vox.com/culture/2023/5/19/23715887/disney-villains-little-mermaid-ursula-jafar-scar-frozen-ii

Allí la observación de Smyth es muy interesante, pues él entiende que salvo excepciones muy puntuales como puede ser la Úrsula de La Sirenita, en la nueva era de Disney ya prácticamente no existen esos villanos prototípicos. Tomando los ejemplos de películas como Frozen II o Encanto, Smyth muestra que allí ya no aparecen esos villanos horriblemente malos que generan la zozobra de nuestro protagonista. La pelea del héroe, entonces, no es contra un antagonista. Más bien es contra sí mismo, contra su enemigo interior. Así, ya no hay Madrastra, ni Capitán Garfio ni Maléfica: el enemigo del héroe son sus demonios.   

Smyth esboza una serie de hipótesis acerca de las razones de este cambio que remonta a aproximadamente el año 2013, sin ahondar demasiado en los elementos culturales que parecen dejar entrever, a tal punto que culmina la nota indicando que es posible un regreso de los villanos. Y desde ya que esto es factible por infinita cantidad de razones, pero este tercer episodio mencionado tiene un hilo de continuidad con los anteriores y sobre ellos quisiera explayarme mínimamente para concluir estas líneas.

Es que lo que se puede observar en los tres episodios es un intento de salirse de la realidad intentándolo de algún u otro modo con una suerte de “viaje interior”. La filosofía “delulu” nos impulsa directamente a vivir en un mundo ilusorio en el que la realidad es una construcción absolutamente caprichosa y subjetiva, el reino de la autopercepción donde todos podemos ser lo que deseamos.

Por su parte, la IA de Google propone una reescritura de la historia y se compromete abiertamente con una ideología dispuesta a modificar la realidad si no se acomoda a los principios impuestos por la nueva intelligentsia vanguardista. Si la realidad cede, bien. Si no, peor para ella. ¿Y los archivos? ¿Y las fuentes? Ya no interesarán: cada uno tendrá su definición, su imagen a medida, los hechos que confirmen sus prejuicios y que, sobre todo, no ofendan a ninguna minoría.

Por último, en el caso de Disney, la realidad no juega ningún rol: el héroe pelea en su interior, tiene sus propios conflictos y vencerá transformándose a sí mismo. Lo que pase afuera es menor, todo es un proceso mental. Los malos están dentro de él, en las representaciones de su mente.

Para finalizar, entonces, digamos que la realidad ha sido probablemente el gran tema, quizás el único, al fin de cuentas, que ha inspirado a los grandes pensadores de la civilización occidental desde sus orígenes. ¿Qué es? ¿Cuál es su origen? ¿Cuáles son sus leyes? ¿Cómo accedemos a ella?, son solo algunas de las preguntas que nos seguimos haciendo. Ahora bien, de lo que se trató siempre fue de comprenderla. Sin embargo, en pleno siglo XXI, pareciera que, paradójicamente, lo verdaderamente importante, es encontrar un mecanismo para poder escapar de ella.    

 

 

domingo, 31 de marzo de 2024

Cinismo: de Diógenes a "El perro Sanxe" (publicado el 29/3/24 en www.theobjective.com)

 

Con la escalada del escándalo Koldo golpeando al corazón de un gobierno que hizo del cuidado durante la pandemia una bandera, y el obsceno giro dialéctico de cara a toda la sociedad que ha dado Sánchez en torno a la amnistía, es natural que la acusación de cinismo sobrevuele el debate público.

Efectivamente, parecemos asistir a diario a un gobierno, y a una clase política en general, que miente a sabiendas, o acaba justificando lo injustificable en nuestras narices con total descaro. En este sentido, el término “cínico” parece el adecuado para identificar esta actitud de un sector del poder para con la sociedad. Sin embargo, ¿ha sido siempre así? La respuesta probablemente los sorprenda.

Históricamente hablando, los cínicos no eran estrictamente filósofos, tampoco pertenecían a una Escuela en el sentido de que tuvieran una doctrina que enseñar, ni parece justo denominarlos una “secta”. Más allá de las discusiones al respecto, lo que parece caracterizarlos es una actitud de irreverencia e insolencia frente al poder y a la cultura imperante. Su máximo exponente es Diógenes de Sinope, quien allá por el siglo IV AC protagonizó ese mítico encuentro con Alejandro Magno en el que éste le consultó qué deseaba y Diógenes, echado en el piso como solía estar, le respondió “Deseo que te apartes porque me tapas el sol”. La anécdota suele completarse con un Alejandro Magno afirmando que, en caso de no ser Alejandro, desearía ser Diógenes. 

A propósito de andar por la vida echado y despojado de todo bien material, haciendo un poco de etimología encontramos que el término “cínico” también tenía en aquella época un sentido peyorativo y provenía del griego kynikós, que significa “perruno”. De aquí que se utilizara para designar a aquellos humanos que se comportaban como “perros”, esto es, a todos los que carecían de respeto y de vergüenza, elementos esenciales para la convivencia humana.

En tanto rechazaba la civilización, Diógenes no se comportaba, entonces, como un “humano”. De hecho, su principal enemigo era la palabra en tanto representaba el corazón de esa cultura que había florecido en Atenas durante el siglo de Pericles. De aquí que Diógenes ladre, se masturbe y orine en público. Porque eso era el cinismo: acción disruptiva, enfrentamiento. No se trataba ni siquiera de argumentar. No había lugar para el convencimiento ni para la conversación. Si la cultura se definía por la palabra, lo que había que hacer era ladrar.    

Si se pudiera resumir la actitud cínica de Diógenes, deberíamos resaltar al menos tres aspectos: el primero, a diferencia de la concepción colectivista vigente que suponía que solo se puede ser libre en comunidad, la defensa de una concepción individualista y autosuficiente de la libertad; en segundo lugar, conectado a lo anterior, una disposición claramente antipolítica de rechazo a la participación pública, a la democracia y a la noción misma de derechos ciudadanos. En tercer y último lugar, la parresía, esto es, el hablar con franqueza, el decir verdades ante el poder asumiendo los riesgos que eso implica, actitud que deberían envidiar hoy muchos periodistas. Siguiendo el desarrollo de Michel Foucault en sus últimos cursos en el Collège de France, se podría decir que la actitud parresiasta no era estricta temeridad ni locura sino parte de una estética de la existencia, es decir, el modo en que se conformaba una manera de vivir.

Como se puede inferir de lo dicho, la autosuficiencia cínica era profundamente contestataria, a punto tal que cuesta imaginar el proceso a través del cual el cinismo, si bien continúa teniendo un sentido peyorativo, describe hoy la actitud de los poderosos en vez de la acción de los que se rebelaban ante ellos. 

Quien se ha ocupado de rastrear esta transformación es el filósofo alemán Peter Sloterdijk, en su ya clásico Crítica de la razón cínica. A lo largo del libro, Sloterdijk reconstruye el modo en que el cinismo pasó de ser una “insolencia plebeya” a una “prepotencia señorial”. El mejor ejemplo de este proceso, se observa en el modo en que la ironía pasó a ser una herramienta de los poderosos contra los que no tienen nada, exactamente a la inversa de lo que sucedía con Diógenes: es María Antonieta sugiriendo al pueblo que, si no tiene pan, podría probar comiendo pasteles.

 Asumiendo que la distancia entre el cinismo original y el actual es enorme, Sloterdijk utiliza el vocablo “quinismo” para referirse al primero y expresa las diferencias con el segundo del siguiente modo:  

“El quinismo antiguo, el primario, el agresivo, fue una antítesis plebeya contra el idealismo. El cinismo moderno, por el contrario, es la antítesis contra el idealismo propio como ideología y como mascarada. El señor cínico alza ligeramente la máscara, sonríe a su débil contrincante y le oprime. C´est la vie. Nobleza obliga. Tiene que haber orden. […] El cinismo señorial es una insolencia que ha cambiado de lado. Ahí no es David quien provoca a Goliat, sino que los Goliats de todos los tiempos […] enseñan a los Davides, valientes pero sin perspectiva, dónde es arriba y dónde es abajo”.

Sloterdijk entiende que un cinismo al servicio de los poderosos, naturalmente, acaba esterilizando la potencia ácrata que poseía cuando era el arma de los desposeídos y, lo que es peor, advierte que una vez en manos de los que toman las decisiones, el cinismo se expande al resto de la sociedad minando todo vínculo. El diagnóstico es lo suficientemente descriptivo: el cinismo que hoy nos atraviesa se ha difuminado de arriba hacia abajo y es la consecuencia de un poder desnudo que determina nuestras vidas, se considera con la legitimidad para hacerlo y, ante cada reclamo, responde con prepotencia, soberbia y una mueca de ironía.  

Asumiendo el origen etimológico del término “cínico” mencionado al inicio, puede que el meme del “Perro Sanxe” tuviera un significado mucho más profundo del que imaginamos.

 

sábado, 30 de marzo de 2024

Banderas (editorial del 30/3/24 en No estoy solo)

 

Provocación y reacción. El movimiento es diario. A veces lo inicia el vocero presidencial, aquel que parece estar tomándose la revancha de todas las burlas recibidas desde chico; en otros casos son las intervenciones del propio presidente, sea en sus apariciones frente a su planta permanente de periodistas, sea a través de su participación en las redes. Dime qué likeas y te diré quién eres.

La reacción es desordenada porque no hay liderazgo. Lo realiza la clase política, los ciudadanos de a pie, los usuarios de redes, algunos comunicadores. No está ni bien ni mal. Es lo que hay y es bastante natural a poco más de 100 días de un nuevo gobierno que reemplaza a un mal gobierno de 4 años. 

¿Cuándo se va? Es la pregunta que aparece en las conversaciones entre vecinos; o, para decirlo menos golpistamente, ¿cuándo se hartará la gente? Y allí los sabios de café esbozan sus hipótesis, hacen inducciones, hablan del territorio, se erigen en termómetros del sentir de la calle… Y sin embargo, tras el ajuste más feroz del que se tenga memoria, al menos en lo que respecta al tiempo utilizado para hacerlo, el espejo de la ciudadanía devuelve el cachetazo de una mitad que todavía le da crédito al gobierno.

Por qué sucede esto es una pregunta más que pertinente, pero podría decirse que una de las razones es que todos los actores de la política y el debate público sacan un rédito de este gobierno. Lo habíamos mencionado aquí cuando, en septiembre de 2023, hablábamos de Milei como un “candidato necesario” que permitiría volver a cierto “orden natural”, aquello que el kirchnerismo había trastrocado. Aun con las disculpas por la autorreferencia, en aquel momento decíamos que, en caso de triunfar Milei, los republicanos que son republicanos solo cuando son oposición, abrazarían sus recetas liberales y volverían a preocuparse por la división de poderes y los personalismos; que los programas progres de archivo y panelismo gritón iban a volver a ofrecerse rebeldes y a hacer informes para concluir que el problema de Milei era su misoginia y sus diálogos con los perros clonados; que el debate de los 70 y la dictadura volvería al centro de la escena para que los trotskistas marcharan por algo más que la agenda identitaria de las universidades estadounidenses, y que los periodistas volverían a usar el gesto adusto y a decir que están en contra de algún poder, tal como sucedió en los 90 cuando, desde Página 12 hasta Nelson Castro, formaban parte del estandarte del progresismo moral antimenemista.   

Con Milei ya en el poder, podemos agregar que la clase política en general también obtiene beneficios, por lo pronto porque el actual gobierno está haciendo todo el trabajo sucio que le permitirá, a quien lo suceda, iniciar la gestión con una mochila menos pesada. Porque el actual gobierno se llevará todo el costo político de una reducción drástica del déficit a costa de una megadevaluación del peso, despidos en el Estado, licuación de salarios, eliminación de subsidios, recortes en las jubilaciones, etc. Todo lo que el macrismo quiso y no pudo, algo de lo que el kirchnerismo debió hacer y no quiso.

Ahora bien, ¿hay en la oposición hoy alguna idea de qué hacer el día después, sea el 10 de diciembre del 27, sea antes de esa fecha gracias a una eventual crisis social y política?

Sin dudas que la respuesta es “no” y se trata de un escenario similar al de los últimos gobiernos donde las oposiciones llegaban al poder más por el desgaste de los oficialismos que por mérito propio. Estar fuera del gobierno embellece.

A su vez, a la necesaria autocrítica, el kirchnerismo opone la salida fácil de la victimización y la indignación diaria por redes, mientras llama “insensible” o “cruel” al gobierno que dice gobernar para “los argentinos de bien” ¿Y las categorías políticas para cuándo?     

A propósito, si repasamos esta última década, lo que observamos es un largo camino en el que, por prejuicio, confusión o ignorancia, el llamado “espacio nacional y popular” fue ofreciéndole sus “banderas” a una derecha que acabó, de una manera u otra, asimilándolas. Lo más común y ya harto transitado, es el enfoque de la inseguridad presuponiendo que la necesidad de “estar seguro” es solo una agenda de las clases altas preocupadas por el orden material. Pero a esto podríamos sumar una insólita disputa contra el ideal de la meritocracia como si este fuese un valor “liberal” que no representa a las clases populares. La confusión es tan grande que, en vez de, eventualmente, ayudar desde el Estado para garantizar la igualdad de oportunidades que permita una “carrera” donde las diferencias solo estén justificadas por el mérito, se acaba en la igualdad de resultados a cualquier precio, esto es, muchas veces, al precio de igualar hacia abajo y confundir mérito con individualismo y capitalismo salvaje.

Algo similar sucede cuando se reemplaza a los trabajadores por una clase romantizada de lúmpenes y cualquier grupúsculo minoritario que saque el carnet de víctima. Y lo hacen en nombre del peronismo como si para Perón “lo popular” hubiera sido equivalente a “lo marginal”.

Otro ejemplo, ya más cercano en el tiempo, especialmente pospandemia, es el que se dio cuando en nombre de reivindicar la igualdad, se le otorgó a la derecha la bandera de la libertad, aquella que siempre hizo flamear la progresía contra la tradición y el orden burgués pre 68. De esta manera, dado que hoy la progresía ha hegemonizado la cultura, si la libertad para expresarnos, transitar, vincularnos, bromear, comer, han devenido banderas de la derecha, la rebeldía no puede estar en otro lugar que no sea, justamente, en esa derecha.        

Incluso si vamos a casos concretos, la confusión es evidente: el sector de la construcción informa 100.000 despidos por la paralización de la obra pública y el gobierno anuncia la no renovación de unos 70.000 contratos en el Estado, más por el rigor fiscalista del elefante que entra al bazar, que por una evaluación sesuda y justa que distinga la gente valiosa que trabaja con ahínco de la que no lo hace.

Frente a esta situación se oscila entre defender los puestos de trabajo en el Estado en sí, en tanto presuntamente intocables, y defender, pongamos, la existencia de una agencia estatal de noticias como Télam. Y nótese que son dos cosas distintas porque si es por garantizar el trabajo, bastaría con el traslado de los trabajadores, como ha sucedido con el cierre de otras dependencias del Estado. Pero eso es distinto a la discusión acerca de si debe existir una agencia de noticias estatal.

Ahora bien, si en vez de justificar los gastos y la necesidad de contar con los puestos de trabajo para un correcto funcionamiento del organismo en cuestión, la única bandera es “ningún despido en el Estado”, lo que se está haciendo es darle la razón a Milei cuando afirma que allí hay un privilegio. ¿O cómo creen que lo interpreta un cuentapropista o alguien que, con un empleo en el ámbito privado, no goza de esa estabilidad laboral? Si esa persona se pregunta, “¿por qué al empleado estatal no lo pueden echar y a mí sí?” será una pregunta válida que demandará una respuesta incómoda, la cual a su vez justificará, tal como sucedió durante la pandemia, que todo trabajador “no estatal” vea, en la “intocabilidad” de los empleados estatales, la existencia de un privilegio.

La lista de banderas entregadas a la derecha continúa con banderas tales como la realidad, la biología, etc. quedándole al progresismo el lenguaje y la ficción, como si gobernar fuera un taller literario o un paper con la bibliografía actualizada.

Con todo, esto no augura décadas de paleolibertarismo en el poder. Es más, aun cuando este fenómeno de deriva en el arco opositor se acentúe, es probable que el gobierno de Milei no reelija y haya un espacio para el regreso de algún tipo de oposición, digamos, popular, de centro izquierda, o lo que fuera.

Eso sí: esperar regresar al gobierno para pretender recuperar o resignificar algunas de las banderas entregadas a la derecha, supone perder un tiempo valiosísimo.  

 

 

viernes, 22 de marzo de 2024

En nombre de la libertad (publicado el 20/3/24 en www.disidentia.com)

 

Las imágenes se repiten: la empresa Worldcoin desembarca intempestivamente en un país para llevar adelante un proyecto de escaneo del iris a cambio de criptomonedas equivalentes a entre 30 y 50 dólares. Miles de personas convocadas por redes sociales asisten. Primero hay curiosidad. Luego se encienden las alarmas.

En Argentina, por ejemplo, al iniciarse el año fue noticia las largas colas de jóvenes que en distintos puntos del país esperaban su turno. Allí había una radiografía de la crisis: clases medias bajas y bajas, pero también a veces simplemente jóvenes desinformados o aburridos, exponían sus ojos a un instrumento llamado Orb, el cual se encontraba custodiado por un empleado de la compañía que no tiene sede en el país. Tras realizar el escaneo, bastaban unos minutos para que las worldcoins estuvieran acreditadas a la cuenta del usuario. Para los que no supieran demasiado cómo desenvolverse en el mundo cripto, unos generosos señores, que no pertenecían a la compañía, circulaban por las colas ofreciendo comprar las criptomonedas a cambio de pesos argentinos cash de forma inmediata aunque, claro está, a un valor infinitamente menor que el valor del mercado.

Apenas unos días atrás, en España, diferentes medios se hacían eco de situaciones similares a lo largo del país a partir del hecho de que la Agencia española de protección de datos iniciara una investigación sobre la empresa. La razón es que la información brindada por el iris es única y con ella se obtiene un código de identificación a prueba de falsificaciones en un contexto en el que, según la empresa, es cada vez más factible que a través de la IA se generen estafas de sustitución de la identidad. A la espera de las consecuencias legales de esta investigación que se estaría replicando en países como Alemania, el antecedente más inmediato es el de Kenia que, en agosto pasado, fue pionera en paralizar la actividad de la empresa, aduciendo un riesgo para la salud pública. Se estima que antes de esta decisión unas 350.000 personas habían ofrecido sus datos biométricos a Worldcoin en ese país. 

Si bien la empresa afirma que, una vez obtenido ese código, los datos se eliminan, la cantidad de Estados que advierten sobre los peligros de este tipo de iniciativas llevada adelante por el creador del ChatGPT, Sam Altman, es cada vez más grande.

Es que, como todos sabemos, la mercancía más valiosa en la actualidad son los datos. De hecho, más allá de todas las legislaciones que buscan regular la entrega de los mismos, no sería descabellado imaginar a Internet hoy como un gran dispositivo para, de una u otra manera, obtener datos que se traducen en oportunidades comerciales.

Aunque en este mismo espacio ya lo hemos mencionado varias veces, la utopía que los grandes dueños de la web pretenden alcanzar en el futuro inmediato es la de crear dispositivos tan precisos que ofrezcan resultados a medida de cada usuario. Productos, noticias, relaciones y consumos tan únicos como nuestro iris.

Pero si hablamos de utopías, detrás del mundo de las criptomonedas hay también una filosofía bastante particular. En este sentido, cabe mencionar el ya mítico texto fundacional firmado por Satoshi Nakamoto, identidad que hasta el día de hoy se desconoce si es real, titulado: “Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico usuario-a-usuario”.

En esta suerte de paper, por momentos demasiado técnico, publicado en www.bitcoin.org el 1 de noviembre del año 2008, Nakamoto expone el espíritu de las cripto, esto es, la necesidad de establecer un sistema de intercambio sin intermediarios. En la introducción al texto la problemática aparece con claridad: hasta ese momento el comercio electrónico necesitaba de un sistema de intermediación que brinde confianza, esto es, bancos privados y, en última instancia, los bancos centrales.       

Ahora bien, si se presta atención a la fecha de publicación del texto, habían pasado apenas algunas semanas de la caída de Lehman Brothers y, con ello, una de las crisis financieras más grandes de la historia. De aquí que apareciese como imperioso crear un sistema nuevo que no dependiera de la confianza sobre instituciones como los bancos que acababan de quebrar y pedían auxilio a los Estados.

Nakamoto propone entonces el código criptográfico como opción para así garantizar transacciones seguras sin la intervención de terceros e inaugura un proceso que ha llegado hasta nuestros días y que se incluye dentro del paradigma, llamemos, “libertario”.

En lo que respecta al caso particular de Worldcoin, aun asumiendo que la empresa dice la verdad, los expertos advierten del peligro que supondría, por ejemplo, el hackeo de esa base de datos. No se trataría, eventualmente, del hecho de que unos usuarios pierdan dinero. Es mucho más grave que eso: la sustitución de identidad con un instrumento como este, podría tener consecuencias nefastas de por vida y la posibilidad de que ello suceda está mucho más cerca que los eventuales avances tecnológicos para evitarlo o algún tipo de legislación que, al menos, minimice los daños. 

De hecho, hace algunos meses describíamos aquí mismo (https://disidentia.com/la-distopia-es-hoy-y-es-la-justica-paralela/) el modo en que Youtube o Amazon intervenían como una suerte de justicia paralela y determinaban castigos para los usuarios siguiendo la moral imperante. Ante diversas acusaciones públicas o, simplemente, ante opiniones que contrariaban el canon de lo políticamente correcto, usuarios cuyo principal ingreso era la monetización que originaban sus videos, amanecían con sus cuentas suspendidas o impedidos de recibir dinero; en la misma línea, un malentendido originado por el dispositivo Alexa de Amazon, derivaba en una acusación de racismo equivocada y la consecuente decisión de la empresa de suspender la cuenta del usuario implicado durante varios días. El punto aquí es que no se trataba de la cuenta de una red social sino de la cuenta que nuclea todos los dispositivos de una “Smart House”, la cual no ha resultado tan inteligente como para detectar que la denuncia de racismo era falsa. La consecuencia de ello fue que el usuario no pudo ingresar a su casa por varios días y que, cuando lo hizo, no pudo ni siquiera encender la luz porque todo estaba conectado a esa cuenta. Afortunadamente, el tribunal de justicia paralela determinado por la empresa, encontró que se trataba de un malentendido y le devolvió al usuario el derecho a ingresar a su casa.               

Ejemplos en este sentido aparecen todo el tiempo, siendo quizás el más célebre el de Cambridge Analytica. Allí el escándalo se hizo mayúsculo porque sobre él se montaron los intereses del partido demócrata estadounidense y el ejemplo era funcional a la idea de que la derecha no puede ganar elecciones sino a través de manipulaciones. Pero más allá de eso, se trata de un ejemplo más en lo que respecta a los riesgos que corren nuestros datos y, con ellos, nosotros mismos, cuando los dejamos en manos de una empresa.

Con las legislaciones corriendo siempre desde atrás y funcionarios que cuando no son cómplices son ineptos, estamos a merced de compañías en posición oligopólica sin las cuales no podríamos llevar adelante prácticamente ninguna de las actividades que realiza un ciudadano medio occidental.

La única diferencia con las grandes distopías de la literatura es que es que aquí nadie nos compele a entregar nuestros datos; más bien somos nosotros los que los entregamos por propia voluntad y, sobre todo, en nombre de la libertad.    

 

Leer a Rothbard para entender a Milei (publicado el 15/3/24 en www.theobjective.com)

 

Llamando “Murray” a uno de sus perros, el presidente argentino Javier Milei, rindió homenaje a uno de sus máximos referentes: el fundador del partido libertario estadounidense, Murray Rothbard.

Licenciado en matemáticas y doctorado en economía en Columbia, quien es considerado el gran ideólogo del anarcocapitalismo, fue un avezado polemista de la segunda mitad del siglo XX, reconocido por sus posicionamientos radicales y por su carácter de outsider.

El recorrido de Rothbard es bastante ecléctico: enemigo del Estado antes que del comunismo, este opositor a Reagan defendía una suerte de iusnaturalismo anarcocapitalista, antibelicista y “ultrapropietario”, y denunciaba la casta de funcionarios estatales y al complejo militar industrial que gobierna los Estados Unidos en las sombras; además fue crítico de liberales y conservadores estatistas, aunque también llegó a coquetear con las ideas de la nueva izquierda y hasta escribió un artículo donde rescataba la figura del Che Guevara reivindicando que tuviera al imperialismo yanqui como su principal enemigo.

Asimismo, si bien en plena campaña Milei inexplicablemente introdujo como tema de debate público la venta de niños y órganos basándose en afirmaciones de Rothbard, al mismo tiempo es justo decir que, a diferencia del presidente argentino, Rothbard ofrecía razones para, por ejemplo, justificar el aborto, aspecto que choca con la agenda más conservadora que Milei abraza en materia de valores.   

Es prácticamente imposible abarcar la veintena de libros, los artículos y las entrevistas que ha legado Rothbard. Aun así, a partir de las referencias realizadas por Milei, no han faltado analistas que se tomaron el trabajo de conectar las ideas del presidente argentino con fragmentos de las obras del libertario estadounidense. Sin embargo, lo que ha sido menos explorado son las conexiones de Milei con el costado más político, si se quiere, y menos académico, de Rothbard. La referencia viene a cuento no solo para comprender la estrategia, la táctica, y la forma en que Milei ejerce el poder, sino sobre todo la caracterización del anarcocapitalismo mileista y sus diferencias con experiencias como las de Trump.

Para avanzar en este sentido, me serviré de un artículo que Rothbard publicara en 1992, esto es, 3 años antes de su muerte, y que titularía: “Populismo de derecha: una estrategia para el paleolibertarismo”.

El diagnóstico de Rothbard es claro: se vive en un país lastrado por un régimen estatizante dominado por una elite gobernante en la que confluyen gobiernos, corporaciones económicas y grupos de interés. Es decir, la casta de funcionarios que controla el Estado cogobierna con las grandes empresas y con una serie de tecnócratas e intelectuales que son producidos en las universidades y han cooptado los medios de comunicación.

Para Rothbard, que para el momento en que publicaba estas líneas ya había abandonado el partido que lo tuvo como miembro fundador, los libertarios siempre acertaron con el diagnóstico del problema, pero su estrategia de transformación ideológica de las elites debía dar un paso más allá: ahora era necesario crear los propios cuadros políticos libertarios y, sobre todo, convocar a las masas sin mediación alguna. Naturalmente, en aquella época no existían redes sociales, pero la irrupción de las mismas fue un instrumento fenomenal para poder saltearse el filtro de los grandes medios. De aquí que tanto Trump como Milei comuniquen directamente a través de sus cuentas de X, por ejemplo.

Este escenario es el que le da pie a Rothbard para propiciar la adopción de un “populismo de derecha” como la mejor opción que tendría para alcanzar el poder el denominado “espacio paleolibertario”, esto es, una suerte de cruce entre los libertarios clásicos y los valores conservadores antiestatistas.   

Para evitar cualquier ambigüedad, el propio Rothbard ofrece lo que, considera, deberían ser los 8 puntos de ese programa populista de derecha: en primer lugar, un recorte de impuestos, incluyendo el impuesto a las ganancias; en segundo lugar, la eliminación de las subvenciones; tercero, acabar con la idea de discriminación positiva que, según el paleolibertario, supone brindar privilegios a determinados grupos; el cuarto y quinto punto, refiere a “liberar a los policías” para que se “recuperen” las calles tanto de criminales como de vagabundos; el sexto ítem, por su parte, apunta a la directa abolición de la reserva federal y, con ello, al mismo tiempo, un ataque a los banqueros. En anteúltimo lugar, el punto que identificaría a Trump pero que marca una diferencia evidente con Milei: abogar por un “America First”. Esto significa, para Rothbard, “bajarse” de la globalización que estanca la economía local y afecta a sus trabajadores, y “dejar de sostener a los vagos del extranjero” porque eso supone ayuda indirecta a los banqueros y a la corporación exportadora.  Es que, como el propio Rothbard indica, un populismo de derecha debe tener como objetivo representar a los rednecks, esto es, aquellos hombres blancos trabajadores del interior del país.

Por último, el octavo punto de la estrategia, es el llamado a promover la “defensa de los valores familiares” reemplazando el dominio del Estado por el control parental y promoviendo el fin de la educación pública en detrimento de la privada.     

¿Cómo se lleva adelante este programa? ¿Con la micromilitancia local y la batalla cultural en cada asociación, en cada iglesia? Sí, pero con esa estrategia no alcanza. Más bien, y aquí cito el último párrafo del artículo, “lo que necesitamos para construir un nuevo movimiento paleo, especialmente en esta etapa, es un candidato presidencial, alguien a quien todos los frentes de la derecha anti-establishment puedan apoyar con entusiasmo”.

Este punto parece describir cabalmente el derrotero de Milei, incluso más que el de Trump quien, al fin de cuentas, necesitó del partido republicano para erigirse como presidente. Pero en el caso de Milei, no había partido ni dirigentes que lo secundaran. Era solo él, un candidato capaz de canalizar un clima de hartazgo frente a lo existente sin ninguna estructura ni grandes apoyos económicos. 

Para finalizar, entonces, Milei parece haber seguido casi al pie de la letra la hoja de ruta trazada por Rothbard en este artículo de 1992 y, casi 30 años después, el resultado de las elecciones en Argentina confirma que la estrategia de abrazar lo que aquí se indica como un “populismo de derecha”, ha sido sorprendentemente eficaz incluso contra una maquinaria de poder territorial y cultural como es el peronismo.

Mientras el debate acerca de cómo definir a Milei continúa y la incertidumbre sobre sus próximos pasos son materia de especulación diaria, puede que releyendo aquellos autores que le han servido de inspiración, incluso para bautizar a sus perros, encontremos algunas respuestas.    

 

martes, 5 de marzo de 2024

Hitler era negro y filántropo (publicado el 1/3/24 en www.theobjective.com)

 

Vikingos que parecen jugadores de rugby neozelandeses; un papa negro y una papisa que podría ser la hermana de Mahatma Gandhi; George Washington con rasgos asiáticos en una distopía que no se la hubiera imaginado ni Philip Dick; filas de soldados nazis en los que un ario convive con un negro, una oriental y un género fluido con el pelo azul. Estos son algunos de los resultados arrojados por Gemini, la IA de Google lanzada al mercado el 8 de febrero, la cual acabó siendo parcialmente suspendida esta semana a propósito, justamente, de la viralización de estos disparates.

El escándalo trepó cuando Elon Musk acusó a Google de estar preso de la corrección política y el movimiento woke, crítica que llevó a Jack Krawczyk, director del proyecto, a reconocer que, en pos de ofrecer un abanico de diversidad, se han producido -de manera involuntaria, quiero suponer-, “inexactitudes en algunas representaciones históricas de generación de imágenes”.

Si bien el episodio resalta por lo burdo, se inscribe en toda una serie de aberraciones que se vienen dando cuando, con el mismo espíritu, se reescriben sesgadamente eventos históricos o se interviene directamente sobre novelas y distintas expresiones artísticas cuyo mensaje choca con el puritanismo de estos tiempos.

Aunque afortunadamente en los últimos años ha comenzado a proliferar una masa crítica que se ha atrevido a denunciar este tipo de acciones, los giros que va dando el wokismo ofrecen material para nuevas reflexiones. En este caso, porque la impronta ideológica que pregona por un mundo igualitario y diverso, proyectando sobre el pasado las aspiraciones del presente, muy probablemente obtendrá como consecuencia, en el mediano plazo, resultados contrarios a los pretendidos.

De hecho, lo que ya está sucediendo es que los jóvenes que en las escuelas y en la universidad han aprendido más de ideología progresista que de historia, están algo desorientados. Efectivamente, consumen toda la bibliografía digerida y regurgitada por los infantilizadores, aquellos que solíamos llamar “docentes”, para afirmar que la Iglesia Católica se ha caracterizado por ser machista, misógina, patriarcal y racista, pero cuando buscan información en la IA, las imágenes que reciben son las de papas negros y papisas, esto es, dos imágenes de lo que nunca ha existido. Algo similar sucede cuando se les intenta explicar el genocidio perpetrado por los nazis y el modo en que éste se constituyó a partir de la referencia a la supuesta superioridad de una mítica raza aria monolítica reacia a aceptar toda diversidad y estableciendo un plan sistemático genocida en particular contra los judíos. ¿Cómo compatibilizan esta verdad histórica con el hecho de que la IA les muestre soldados nazis LGBT, negros y asiáticos?

Quienes tenemos alguna mínima formación y estudiamos cuando la realidad, la biología y la verdad no eran consideradas de derechas, podemos tomar de forma risueña un episodio como el ofrecido por la nueva creación de Google, pero ¿qué hay de aquellas nuevas generaciones que elevan la IA a una condición cuasi oracular, divina?

A propósito, una referencia a la literatura puede alumbrarnos. Se trata de un cuento de Jorge Luis Borges publicado en El libro de arena, el año 1975. Se titula “Utopía de un hombre que está cansado”.

Allí, un tal Eudoro Acevedo realiza un viaje en el tiempo donde encontrará a un hombre del futuro con el cual dialogará acerca de las diferencias entre su tiempo y el presente. Sin hacerlo nunca explícito, lo que Borges muestra es que, en el futuro, la individualidad ha desaparecido: la gente no tiene nombre, viste de gris, no gesticula y fisonómicamente es parecida; además, no existe propiedad privada, tal como demuestra que no haya alambrados que dividan la tierra ni llaves para ingresar a las casas. Pero lo que más se conecta con el tópico de estas líneas, es que, en aquel tiempo, existe una política sistemática de olvido de la historia.

Dice el hombre del futuro: “Ya a nadie le importan los hechos. Son meros puntos de partida para la invención y el razonamiento. En las escuelas nos enseñan la duda y el arte del olvido (…). Del pasado nos quedan algunos nombres que el lenguaje tiende a olvidar. Eludimos las inútiles precisiones. No hay cronología ni historia (…) Queremos olvidar el ayer, salvo para la composición de elegías. No hay conmemoraciones ni centenarios ni efigies de hombres muertos”.   

Dicho esto, no todo era negativo en aquel futuro distante. Allí, por ejemplo, no había más gobiernos ya que poco a poco los ciudadanos dejaron de obedecerles: “[los gobiernos] llamaban a elecciones, declaraban guerras, imponían tarifas, confiscaban fortunas, ordenaban arrestos y pretendían imponer la censura y nadie en el planeta los acataba. Los políticos tuvieron que buscar oficios honestos; algunos fueron buenos cómicos o buenos curanderos”.

Finalmente, en un elemento central para la trama, el avance en la medicina hizo que la gente pudiera vivir varios siglos y que nadie muriera de muerte natural. Sin embargo, la vida eterna no era deseada de modo que los hombres y mujeres del futuro, en determinado momento de sus vidas, elegían suicidarse.

Acabar con la propia vida era un alivio y fue la decisión que toma el hombre del futuro que protagoniza el cuento. El día elegido, unos conocidos lo acompañan hasta el lugar donde llevar adelante el suicidio y allí Borges sutilmente expone la consecuencia de una sociedad uniforme, sin identidad, que ha olvidado la historia. Es que el suicidio se realiza en una cámara de gas que es presentada por el hombre del futuro de la siguiente manera: “[Hemos llegado. Aquí está] el crematorio (…) Adentro está la cámara letal. Dicen que la inventó un filántropo cuyo nombre, creo, era Adolfo Hitler”.

Sin historia, el creador de la cámara de gas goza del beneficio del olvido y deviene un filántropo, alguien que ha hecho una colaboración por amor a la humanidad. Borges utiliza el ejemplo extremo para realizar así una poderosa advertencia.  

Para concluir, quizás el próximo paso de la IA sea afirmar que Hitler era judío y negro o, quizás, simplemente, una persona gestante lesbiana oprimida, solo para mantener los cupos de representación. Parece imposible pero lo más atemorizante en este sentido, es que hoy contamos con una tecnología y, sobre todo, con una ideología capaz de imponer en muy poco tiempo delirios como estos. Si así sucediese, no faltará quien en breve considere que Hitler fue, en realidad, una víctima. 

Con todo, aun cuando el precio por congraciarse con la moral hegemónica que está pagando Google sea demasiado alto en términos de reputación, su avance parece inexorable. El mundo será cada vez más dependiente de la IA y el pasado quedará a merced del algoritmo.

En este escenario, solo cabe decir que el futuro mediato probablemente no sea como suponía Borges, pero lo que sí sabemos es que, más temprano que tarde, atesorar libros de historia y ejercer una memoria crítica, serán consideradas acciones subversivas.    

domingo, 3 de marzo de 2024

Menemizar y mememizar (editorial del 2/3/24 en No estoy solo)

 

La forma en que ejerce el poder Milei es populista, incluso en términos de Laclau: agrupa una serie de demandas insatisfechas contra un otro, esto es, la casta, los políticos, el Estado. Todo el que no acepta el mandato del presidente, es algo de eso otro. En la campaña esta estrategia resultó exitosa. En el gobierno, los números para pasarse al bando opositor se reparten diariamente y eso tiene un límite. Para gobernar hay que pelearse con mucha gente, pero no te podés pelear con todos todo el tiempo.

El “pueblo” de Milei es una construcción novedosa. Está hecho de la acumulación de likes y visualizaciones. Ni siquiera de individuos. Solo likes y visualizaciones de nicknames, trolls, bots. De hecho, no hay imágenes de gente real en las representaciones virales de los libertarios, sino imágenes creadas con inteligencia artificial. Eso sí: los leones y los otakus son más efectivos que los Adorni, al fin de cuentas, retazos de un formato comunicacional perimido llevado adelante con soberbia y revanchismo por el muchacho al que todos le hubiéramos hecho bullying en la escuela.   

Que la narrativa mileista se construya principalmente en las redes no significa que carezca de apoyo entre los ciudadanos de a pie. Ese apoyo existe, para dolor de los noteros de C5N. La sociedad rota es su columna vertebral. Son esos 10 millones de tipos que recibieron el IFE y que parecieron salir de debajo de la tierra mientras Alberto Fernández hablaba del Estado presente; son, como ya se ha dicho hasta el hartazgo, los precarizados de Rappi pero también las decenas de miles de clases medias bajas y bajas que hacen cola para que les lean el iris a cambio de unas criptomonedas; y también son las clases medias a las que el gobierno anterior les jodió la vida limitando el acceso a los dólares, sosteniendo una ley de alquileres insólita por temor a una cuenta de Twitter de inquilinos enojados, y procrastinando la resolución de una inflación que había que tolerar “para que no venga la derecha con el ajuste”.    

El problema que tiene Milei es que cree poder medir el apoyo desde la burbuja del mundo virtual. Este mundo interactúa y se entrecruza con la realidad, pero no es lo mismo. Todavía tiene apoyos en ambos mundos, pero cuando eso deje de suceder en el mundo de allá afuera, él no tendrá herramientas para percibirlo. Acorde a los tiempos, el suyo no es un diario sino un algoritmo de Yrigoyen. 

Milei sabe que su carrera es contra el tiempo y está respetando a rajatabla la vieja tesis de “haz todo lo doloroso en los primeros 100 días”. Lo está haciendo bastante mal pero no está lejos de que le salga bien: un desembolso del FMI, alguna pequeña ayudita de mis amigos los exportadores, y/o alguna magia financiera para que liquiden, y la utopía de un fin del cepo con una inflación de un dígito parece posible de acá a unos meses. La estabilidad política en el corto plazo se llama “baja de la inflación”. Dolor Pepe Albistur.

A propósito, en la Argentina donde todos saben de fútbol y de política se pronostican helicópteros con la misma certeza con la que presentábamos a Milei como un fenómeno pasajero de la ciudad de Buenos Aires. Son los que hablaban del territorio, del “derpo” de los “gobernas”, de las avivadas en la fiscalización… Luego llegó un 56% de cachetazos. Por supuesto que la posibilidad del helicóptero estará presente quizás más por el mesianismo sacrificial del presidente y la debilidad del gobierno que por la voluntad opositora, pero puede fallar. En eso tiene razón el presidente: la oposición no la ve.

A diferencia de Macri, que gobernó 4 años hablando de la herencia de Cristina, la lógica refundacional de Milei hace que las menciones al kirchnerismo sean laterales. Cuando Milei habla de herencia refiere a, como mínimo, los últimos 100 años. Tiene todo el pasado por delante, diría Borges.   

El progresismo se siente a gusto con Milei. Es lo mejor que le ha pasado y su única posibilidad de regresar al poder. Milei les permite la indignación diaria, máxime cuando toca las vacas sagradas. Hasta hace poco el progresismo militaba ministerios. Ahora ni eso, en la medida en que los contratados sean reubicados.

El deporte nacional del ciudadano opositor es mandar whatsapp con el twitt discriminador del día replicado por Milei. Si el gobernador con síndrome de down… si la escena de la película porno con periodistas de La Nación en la previa al sexo grupal… Existen todas las razones del mundo para denunciar este tipo de comunicación presidencial y, en general, las comparto. El presidente no parece tener noción de su rol institucional o quizás sí, pero lo desprecia, lo cual sería quizás más grave. Pero, en este sentido, el presidente representa a las mayorías. Hace lo que incluso hacen los progres en privado, esto es, burlarse de aquello que no es políticamente correcto. Es un tiempo de la antipolítica, de ir contra las instituciones y de quebrar con todos los protocolos de la hipocresía progresista. En eso el presidente la ve.

Cámara de eco, mensajes para la propia tribuna y posverdad describen mejor el clima de época que las fake news. La anécdota del INADI es el mejor ejemplo: el gobierno anuncia su desaparición para estruendosa algarabía de su hinchada y para indignación de los rivales. Luego aclara que el organismo con la mayoría de sus empleados será absorbido por Justicia. Pero a ninguno de los bandos le importó. La realidad no tiene ningún derecho a estropear nuestra euforia y nuestra indignación respectivamente. ¿Qué es lo verdadero? Lo que confirme nuestros prejuicios.

En esta línea, el progresismo afirmando que la prohibición del denominado “lenguaje inclusivo” es una bomba de humo para tapar el ajuste, acaba reconociendo que se trata de una temática “de segundo orden”. Así, confirma las críticas que en su momento recibió cuando intentó imponer como una agenda revolucionaria y emancipadora la jerga sectorial de una tribu universitaria.  

Libertarios y progresistas subsumen la política a la comunicación. Para ambos Gramsci es un teórico de la manipulación y de lo que se trata es de ver quién se apropia de los instrumentos de la batalla cultural entendida como batalla comunicacional a librarse en redes sociales. Unos se excitan con el revival de los 90; los otros han quedado en el loop del 7D y la ley de medios haciendo memes para la guerra de guerrillas twitteras. Menemizar y mememizar parece ser la tarea.

 

 

sábado, 24 de febrero de 2024

No es una tecnología: es una ideología (publicado el 8/2/24 en www.disidentia)

 

Un llamado a la creación de “tanques y armamento sostenible” y el uso de “misiles biodegradables” y “granadas veganas” como forma de evitar el sacrificio de animales en los conflictos armados. Estas fueron algunas de las afirmaciones que habría formulado la activista ecologista Greta Thunberg en una entrevista que se viralizó algunos meses atrás.

Como era de esperar, se generó un gran revuelo en las redes y hasta mereció alguna respuesta de los articulistas, pero poco tiempo después se conoció la verdad: Greta Thunberg no había dicho eso. La entrevista existió, las imágenes son reales, su boca parece pronunciar esas palabras, pero se trata de un montaje realizado con inteligencia artificial, lo que se suele llamar una “deepfake”.

@fit_aitana es la cuenta de Instagram de Aitana López, una influencer que al día de escribir estas líneas cuenta con unos 278000 seguidores y 79 publicaciones. Se trata de una joven hermosísima que publica fotos con distintos atuendos que luce en un cuerpo que evidencia un gran cuidado y muchas horas de gimnasio. Hay fotos en la playa, en hoteles, presentando a su gato negro llamado “Neo”, entrenando, arriba de un avión, algunas muy sensuales… En su posteo del 9 de noviembre de 2023, por ejemplo, anuncia: “Rumbo a Madrid! Preparada para saborear la cultura, el arte y la historia de la ciudad. Además de bocata de calamares, ¿qué me recomendáis?” Hasta allí nada extraño si no fuera porque Aitana no existe. De hecho, se trata de una creación de la agencia The Clueless, con asiento en Barcelona, realizada con inteligencia artificial.    

En la misma línea se conoció hace algunas semanas el ejemplo de otra cuenta de Instagram, en este caso, @sweet.emilypellegrini, la cual también cuenta con miles de seguidores y que pertenecería a otra bellísima influencer de nombre Emily. Aquí no solo hay fotos sino también videos de la señorita bailando y dejando mensajes para sus fanáticos. Al igual que el perfil de Aitana, fue creado con inteligencia artificial pero lo que hizo trascender la noticia fue que, a pedido de los fans, abrió además una cuenta en una plataforma donde vende contenido sexual. Así, el creador ha confesado estar recibiendo miles de dólares producto del deseo de miles de usuarios de ver con poca ropa y en poses sugerentes a una mujer que no existe.  

Estos son solo algunos ejemplos cada vez más comunes y que serán superados rápidamente por el vértigo de las novedades. Por supuesto que lo más obvio en estos casos es advertir que los avances tecnológicos hacen cada vez más difícil distinguir lo real de la ficción y que estamos próximos a cumplir las fantasías distópicas de humanos anestesiados que viven en mundos imaginarios con su pastilla de la felicidad. Esto es cierto y la posibilidad de habitar la irrealidad podría ser una razón para alarmarnos aunque vista con detenimiento no sea más que una forma más sofisticada de aquello que advertía Platón en la Alegoría de la caverna, o Descartes, en este último caso, al menos como hipótesis.   

Sin embargo, más peligroso que una tecnología es el hecho de que la realidad permita que lo que algún tiempo atrás resultaba delirante hoy sea verosímil. Porque cualquier lector más o menos despierto puede intuir que nadie puede llamar a crear “granadas veganas”, ¿pero cuántas propuestas similares a esta se invocan en nombre de, por ejemplo, el cambio climático? ¿Y qué hay de la conocida como agenda Woke? ¿Acaso a alguien se le podía ocurrir 10 años atrás que aparecería toda una corriente ideológica con predicamento en el Estado y en instituciones que considerase que cuando alguien dice “Hola a todos” no se está refiriendo a las mujeres?

Un buen ejemplo para graficar este corrimiento es el caso del sketch de Loretta en La vida de Brian (1979), el cual volvió a estar en la agenda de discusión algunos meses atrás, cuando uno de sus creadores lo eliminó de la visión teatral ante la presión de los actores y la corrección política. Para quien no lo tiene presente, reunidos en el Coliseo de Jerusalén, los miembros del Frente popular de Judea discuten una agenda de reivindicaciones contra las autoridades y lo primero que aparece allí es una sátira al denominado hoy “lenguaje no sexista” o “lenguaje inclusivo”. Es que uno de los protagonistas es obligado a agregar el femenino ante cada frase (“todos y todas”, “ellos y ellas”, etc.), lo cual hace tan laboriosa la conversación que acaba perdiendo el hilo y olvidando lo que quería decir. 

A continuación, uno de los protagonistas plantea que desea ser llamado Loretta y que, a pesar de ser un varón, tiene derecho a gestar un hijo. Uno de sus compañeros le indica que por ser un varón no tiene las condiciones biológicas para parir, respuesta que hace que “Loretta” se sienta “oprimida”. Finalmente, y no perdamos de vista que la película fue estrenada en 1979, la mujer biológica del grupo interviene e indica que aun cuando acordemos que “Loretta” no tiene la posibilidad de engendrar un hijo, existiría el derecho a que un hombre pueda hacerlo. Cuál sería el sentido de reivindicar un derecho que en la práctica es de imposible cumplimiento, es la pregunta que realiza el más escéptico, aquel que hoy llamarían “transodiante”, y recibe como respuesta que se trataría de “un símbolo de nuestra lucha contra la opresión”. El remate del sketch lo tiene el escéptico que sostiene que antes que una lucha contra la opresión, se trataría más bien un símbolo de la lucha de “Loretta” contra la realidad. Hace 40 años era una broma. Hoy hay gente que puede perder el trabajo, la vida pública y la reputación por decir algo así. Cuesta llamar a esto “progreso”.

En cuanto a los otros ejemplos, el modo en que los usuarios consumen los perfiles de los influencers es el mismo, sea el influencer de carne y hueso, sea una creación de la inteligencia artificial. Queremos máscara, artificio. Seguimos a quien admiramos, a veces simplemente, por su belleza, y queremos opinar de su vida y de todas las vidas ajenas. Esa es la transacción. ¿Acaso importa si esa vida ajena es real? Y, por cierto, ¿acaso alguien cree que Kim Kardashian es más real que Emily y Aitana?

Asimismo, los filtros que otorgan las aplicaciones hoy hacen que sean los seres humanos de carne y hueso los que se parezcan a las creaciones de la inteligencia artificial y no a la inversa. De hecho, ya se encuentra ampliamente documentado el modo en que han aumentado las cirugías estéticas intentando emular el efecto de los filtros. La distorsión es tal que una famosa a cara lavada puede no ser reconocida por terceros o, peor aún, puede incluso no ser reconocida por ella misma frente al espejo.      

Para finalizar, entonces, sin dudas debemos estar atentos a las consecuencias de una tecnología capaz de hacer indistinguible la realidad de la ficción. Sin embargo, más urgente es advertir que es una ideología, antes que una tecnología, la que genera las condiciones de posibilidad para que, en nombre de progreso, la ficción esté reemplazando a la realidad.   

miércoles, 21 de febrero de 2024

Artistas (de un capitalismo) de izquierda [publicado el 16/2/24 en www.theobjective.com]

 

No es fácil rastrear desde cuándo se ha instalado que los artistas deben estar comprometidos con las buenas causas y deben usar las premiaciones para exponer sus posicionamientos políticos. En este sentido la última entrega de los Goya no ha sido la excepción y ya más o menos todos sabemos cuáles han sido los 4 o 5 hechos de la última gala que han levantado polémica.

Dicho esto, quisiera hacer un análisis algo más profundo para indagar en las razones por las que los artistas suelen ubicarse, presuntamente, a la izquierda del espectro ideológico, y señalar algunas paradojas que se siguen de allí. Para ello, me serviré del último libro del filósofo italiano Diego Fusaro, todavía inédito en español, titulado Sinistrash. Contro il neoliberismo progressista.

Como se observa ya en anteriores publicaciones, Fusaro, quien se reivindica un hombre de izquierda, seguidor de Marx y Gramsci, ataca con vehemencia lo que denomina “la izquierda fucsia”, o new left, que ha reemplazado la lucha de los trabajadores por las reivindicaciones de minorías diversas.

Además, advierte que el capitalismo actual es de derecha en lo económico y de izquierda en cuanto a lo cultural y a las costumbres. Esto tiene que ver con una mutación iniciada en 1968, esto es, cuando la izquierda marxista abrazó el individualismo libertario nietzscheano. El mayo del 68 que, como ya muchos observaron, fue una revolución generacional contra los padres y no una revolución que interpelara al sistema, hizo que el capitalismo abandonara la fase burguesa que, en términos de Foucault, sería una fase “disciplinaria”, para derivar en un capitalismo posburgués e hiperconsumista que devino en la figura inédita de un “capitalismo de izquierda”.

Efectivamente, para Fusaro, este capitalismo de izquierda es el que ha creado las nuevas subjetividades que le permiten, al mismo tiempo, lavar su conciencia moral para seguir presentándose como representante de los más débiles, y, al mismo tiempo, crear las condiciones de total funcionalidad a las nuevas necesidades del capital.

Así, para el filósofo italiano que considera que las categorías de izquierda y derecha deben ser superadas por un proyecto con ideas de la izquierda clásica complementadas con valores tradicionales de la derecha, la defensa irrestricta de la inmigración que hace una izquierda como la que gobierna España, obedece al nuevo perfil del hombre cosmopolita errante y sin patria que el capitalismo necesita. Lo mismo sucede con las políticas LGBT, ícono privilegiado de los intentos de superación de la vieja familia burguesa y proletaria; el veganismo, que con su idea de “el plato único” aniquila la identidad; o los ambientalistas que, con recursos transnacionales, se abrazan a un capitalismo verde especialista en la intervención sobre las políticas de los Estados en nombre de la emergencia climática.

En este neoliberalismo progresista, según Fusaro, conviven la izquierda woke y los anarcocapitalistas individualistas de las big tech y Silicon Valley como dos caras de la misma moneda.

Pero, ¿cómo es que una revuelta realizada por la izquierda como aquella del 68 acaba siendo funcional al capitalismo? Según Sinistrash, la izquierda confundió a la burguesía con el capitalismo y siempre se creyó que atacando a la primera se atacaba al segundo. Sin dudas, este es el error conceptual de muchos artistas que parecen anclados en el 68 y hacen una crítica a una cultura, a estructuras típicamente burguesas, creyendo que ello les da el carnet de anticapitalistas. Y, sin embargo, no solo nunca han dejado de ser capitalistas, aunque les encante abrazar los subsidios estatales, sino que están luchando contra un orden que ya no existe más. Es que como ya había advertido Pier Paolo Pasolini, en los años 70 ya no había más fascismo o, en todo caso, el fascismo era la sociedad de consumo que todo lo igualaba. De aquí que Fusaro afirme que la izquierda actual es antifascista en ausencia del fascismo para no ser anticapitalista en presencia del capitalismo.

Decir, entonces, que el capitalismo se volvió de izquierda, significa que hoy necesita una fluidez que la cultura burguesa no le otorgaba y que, sin embargo, sí ofrece la izquierda, tal como se observa en la paradigmática defensa de los géneros fluyentes, tan fluidos e inasibles como el veloz capital. El enemigo es entonces todo tipo de identidad que no sea la de un individuo siempre en transición: ¿la familia? Es el patriarcado; ¿el pueblo? La xenofobia; ¿el Estado? La violencia fascista; ¿la tradición? Superstición antiprogreso; ¿la identidad fuerte? Intolerancia; ¿el pensamiento crítico? Conspirativismo.

Fusaro, además, no teme ser acusado de populista cuando abraza la tesis de Jean-Claude Michéa para quien la izquierda dio el gran paso fundamental a favor del capitalismo cuando se separó del pueblo para asumirse “progresista”. Ese punto es interesante porque es otro de los elementos que expone la confusión de la new left: creyendo que el progreso es afirmar que todo paso adelante supone una superación, entendieron que el enemigo era la tradición y se olvidaron de que era el capital. Que antes del 68, el capitalismo necesitara de la tradición, el Estado, la familia y los valores burgueses, es lo que impide ver que, paradójicamente, hoy son las castigadas ruinas de esas estructuras las que operan como último dique de un capital que no admite límites. 

Algo similar sucede con la tendencia a llamar “fascista” a todo lo que no cuadre con la hegemonía progresista. El supuesto “antifascismo” no es “anticapitalismo” porque hoy el capitalismo no necesita al fascismo sino a la izquierda queer.

Más allá de lo controversial de alguna de estas afirmaciones, la crítica de Fusaro parece hacer justicia con algunos de los posicionamientos de la nueva izquierda y debería generar, sino una incomodidad, al menos algunos interrogantes, no solo en los referentes políticos sino en los artistas que cómodamente se encolumnan detrás de toda la lista de ideas “buenistas” mientras dicen estar disputando una lucha contra un enemigo que ya no existe. 

Pero si con Fusaro no alcanzara, en cada premio Goya (o semejante), bien vale tener siempre a mano el ya mítico discurso que Ricky Gervais hiciese en los Golden Globes del año 2020 frente a las grandes estrellas de la industria del cine. Me refiero al que en uno de sus pasajes indica: “Si alguno de ustedes gana un premio esta noche, por favor, no lo usen como plataforma para hacer un discurso político. No están en posición de dar una conferencia al público sobre nada. No saben nada del mundo real. La mayoría de ustedes pasó menos tiempo en la escuela que Greta Thunberg. Así que, si ganas, acepta tu pequeño premio, agradece a tu agente y a tu dios… y vete a la mierda”.

lunes, 5 de febrero de 2024

Contra la transparencia (publicado el 2/2/24 en www.theobjective.com)

 

A propósito del último encuentro del Foro Económico Mundial de Davos que culminó hace apenas unos días, se volvió a viralizar el extracto de una entrevista que se le había realizado a su presidente ejecutivo, Klaus Schwab, en 2016 y que preanunciaba un escenario que hoy parece completamente naturalizado. Allí, el autor de, entre otros, Covid-19: The great reset, señalado como uno de los principales impulsores de la llamada “Agenda 2030”, abogaba por un futuro inmediato de transparencia total, no solo en lo que respecta a levantar los secretos bancarios, sino en relación con la esfera personal de la privacidad. 

“En este nuevo mundo hemos de aceptar una mayor transparencia, incluso diría una transparencia absoluta (…) Todo va a ser transparente y tendrías que acostumbrarte a ello y actuar de manera consecuente (…) Todo esto estará integrado a tu personalidad: pero si no tienes nada que ocultar… no tienes nada que temer”.

Afirmar que al imperativo de la transparencia solo se resistirán aquellos que tienen algo que esconder, no solo es falaz, sino que podría utilizarse para justificar todo tipo de aberración y vulneración de los derechos humanos. Asimismo, llama la atención que uno de los hombres más influyentes del mundo dé a entender que la reivindicación de una esfera privada a ser protegida de los embates de terceras personas o del Estado, sea una conquista al servicio de personas que actúan inmoralmente. Por otra parte, resulta harto evidente que exigir transparencia a un gobierno o a las instituciones públicas no es lo mismo que pretender transparentar la intimidad de los individuos. Sin embargo, lo cierto es que este mandato de una transparencia a todo nivel no es un invento de Schwab y puede tomarse como categoría para reflexionar sobre algunas de las características de nuestro presente y futuro inmediato.

En este sentido, bien cabe recurrir a un libro del filósofo Byung-Chul Han, publicado hace ya más de una década y que en español lleva como título, justamente, La sociedad de la transparencia. Aun cuando se haya vuelto algo previsible y en los últimos años tenga más libros que ideas originales, Byung-Chul Han ofrece aquí varias nociones enriquecedoras.  

Por lo pronto, enfoca desde diferentes ángulos las consecuencias de una sociedad cuyo imperativo es ser transparente y se remonta hasta Jean-Jacques Rousseau para encontrar allí el cambio de paradigma que inicia esta “ideología de la intimidad” que rige hasta hoy. Es que Rousseau establece, a través de sus confesiones, la idea de que es posible y, sobre todo, que es una obligación moral, revelar nuestros sentimientos, el quiénes somos. Esto que Freud luego pondrá en entredicho cuando, gracias al psicoanálisis, nos dirá que no somos transparentes ni siquiera para nosotros mismos, ha sobrevivido y paradójicamente ha sido retomado por varios autores posestructuralistas para afirmar que existe algo así como una identidad, un yo, un alma, que de repente se nos revelan claros y distintos y que, por ejemplo, como una suerte de epifanía, puede indicarnos que hemos nacido en un cuerpo equivocado. 

En su Discurso sobre las ciencias y las artes, Rousseau lo expresa así: “Un único mandato de la moral puede suplantar a todos los demás, a saber, este: nunca hagas ni digas algo que no pueda ver y oír el mundo entero. Yo, por mi parte, siempre he considerado como el hombre más digno de aprecio a aquel romano cuyo deseo se cifraba en que su casa fuera construida de forma tal que pudiera verse cuanto sucedía en ella”.

Afortunadamente, a diferencia del romano aludido, Occidente pareció entender bien que nuestros hogares deben tener espacios de privacidad, pero la tecnología, algo sobre lo que Schwab con sus fantasías transhumanistas tiene bien presente, lo ha trocado todo. Efectivamente, nuestras casas podrán tener paredes y todo tipo de protección, especialmente en tiempos donde los atentados contra la propiedad son moneda corriente, pero somos nosotros mismos los que con un dispositivo electrónico ponemos nuestra intimidad afuera. Sin embargo, claro está, Byung-Chul Han observa que lo que nos motiva ya no es revelar nuestro corazón, como pretendía Rousseau, sino la pura exhibición.  

En efecto, es tanta la necesidad de exhibirnos, tanto depende nuestro ser de estar siendo vistos, que somos capaces de sacrificar todo aquello que tiene que ver con nuestra intimidad con el fin de recibir la aprobación voyeurista. De aquí que para Byung-Chul Han, el veredicto general de este tipo de sociedades pueda sintetizarse en el Me gusta de Facebook. Ser es ser “megusteado”.

La transparencia total sería así un infierno de lo igual porque, según nuestro filósofo, elimina toda opacidad, quita todos los velos. El imperativo es que todo esté a la vista. En ese sentido, afirma que es al mismo tiempo una sociedad porno, en tanto lo que caracteriza a la pornografía es justamente que no oculta nada, que lo expone todo sin mediación alguna. Lo erótico sugiere, oculta, da a entender; es la máscara que seduce y su virtud es, justamente, que no es transparente; la pornografía, en cambio, exhibe sin esconder nada, expone, deja todo a la vista.    

Por último, de la misma manera que hoy no hace falta un explotador para que haya un explotado, sino que son los propios sujetos los que se explotan a sí mismos, no hace falta un Gran Hermano que llene de cámaras y espías las calles para controlarnos. Esto tiene que ver con que en la sociedad de la transparencia no son los reflectores de los estados autoritarios los que vigilan sino los propios sujetos los que ubican sus propios reflectores para alumbrarse a sí mismos y así poder ser vistos. Esto hace que el control sea mucho más eficaz porque ya no se ejerce de arriba hacia abajo sino que se ejerce entre pares y se desarrolla bajo el sentimiento de libertad. Efectivamente, los explotados de sí mismos, los que suben fotos y cuentan todo lo que hacen, creen estar decidiendo, creen estar siendo libres.  

Al analizar la propuesta de Rousseau que diseña el paradigma vigente, Byung-Chul Han indica que su sociedad de la transparencia es “una sociedad de un control y una vigilancia totales”. Denunciar ello no debería ser un asunto exclusivo de los que tienen algo que ocultar.